El desesperado pedido de las Trillizas de oro por la salud de Corchito Zavaleta, hijo de una de ellas

Mar 20, 2022

María Emilia Fernández Rousse, una de las Trillizas de oro, vive un momento de incertidumbre por el accidente que tuvo su hijo, Clemente Corchito Zavaleta. El joven estaba disputando un partido de polo con el equipo del canadiense Frederick Mannix, cuando su caballo chocó contra el de un rival. Ocurrió en el  Palm Beach, torneo que se disputa en Estados Unidos. Apenas ocurrió esto el encuentro fue suspendido.

 

A partir de ese momento, la desesperación. La caiga fue fuerte, el caballo se le cayó encima y él estuvo 15 minutos inconsciente, hasta que un helicóptero lo llevó a un nosocomio. La información que llega es la que hermetismo puro. Su mamá, que estaba con sus hermanas descansando en Mar Chiquita, anoche viajó a Miami para estar cerca de Corchito.

 

 

El primer parte médico indica  que tiene un coágulo en la cabeza junto a una lesión en el tronco encefálico (lo que hace que no reaccionen sus pupilas). Por otro lado se indica que un pulmón le sangró y varias costillas se le fracturaron. Los médicos debieron drenar las zonas e inducirlo a un coma para operarlo. Este procedimiento se realizó anoche y fue satisfactorio.

 

 

Sin embargo, trascendió que tiene que volver a pasar por el quirófano y que su estado es estable. Las próximas horas serán claves para su recuperación, aunque hay esperanza por este lado, ya que está respondiendo bien al tratamiento. En cuanto a las secuelas, si es que las tiene, se sabrá en los próximos días.

 

Mientras tanto, en Argentina, los pedidos de rezos para su recuperación se multiplican.  “Fuerza Corchito, te amamos, todos rezamos por vos”, escribieron en las historias de Instagram de la cuenta que manejan en conjunto las tres hermanas.

 

Por otro lado, La Asociación Argentina de Polo (AAP), organizó una misa para el domingo a las 15, en la institución. Será para pedir por su pronta recuperación de él y de Diego Araya, otro polista que está internado desde fines de febrero, también por una caída en un partido.