Salvó la vida de bebé abandonado en el pozo de una letrina

Abr 29, 2022

Un bebé recién nacido fue rescatado junto a vecinos del Paraje Pareha, en Colonia Mado, provincia de Misiones, tras haber sido abandonado en una letrina por su madre, una adolescente de 17 años.

El episodio se registró el miércoles alrededor de las 18 cuando los uniformados recibieron un llamado al 911 donde solicitaron su presencia en el mencionado barrio donde los vecinos de la zona alertaron sobre la presencia de un bebé recién nacido que se hallaba en el pozo negro de una letrina.

Según informaron los medios locales, la Policía asistió al lugar y notificó que un hombre logró sacar del pozo al pequeño, quien fue trasladado de inmediato hacia el Hospital de Colonia Mado y luego fue derivado al Hospital Samic de Eldorado para controles de mayor complejidad.

En tanto, los investigadores lograron identificar a una joven de 17 años como la madre del bebé y la adolescente también fue trasladada al centro médico para recibir atención, mientras que además abrieron un sumario por abandono de persona y dieron parte a la Dirección de Acción Social de Colonia Victoria para que se encarguen del cuidado del pequeño.

Más tarde, se elevó lo ocurrido al Juzgado Correccional y de Menores Nº 1, secretaria Nº 1 de la tercera circunscripción Judicial Eldorado, sobre lo actuado hasta el momento, y se inició una causa de tentativa de homicidio.

Además, los pesquisas dispusieron que cuando ambos menores reciban el alta médica, sean entregados a la madre de la adolescente.

 

El “héroe”

Un vecino que literalmente tumbó el baño de madera y se metió un metro y medio para poner a salvo al bebé. “Cuando le agarré se calló, como que supo que ya estaba a salvo”, dijo Santiago Jara al diario El Territorio.

 

El joven cumplía años ese miércoles, día que salvó de la muerte a un recién nacido. Tanto a él como al niño los unirá para el resto de sus vidas mucho más que la fecha de sus cumpleaños. “Estoy feliz porque yo también tengo dos varoncitos, que son mis bebés. Doy gracias a Dios que está sano y salvo”, dijo emocionado.

Según relató, Santiago es vendedor ambulante, vive allí hace doce años y estaba alimentando a un chancho suyo cuando escuchó el pedido de ayuda de su vecina Alejandra.

Uno de sus hijos, Nahuel (9), y su vecinito Antonio (8) escucharon unos gemidos en el baño del lugar en reparación, que pertenece a la madre de Alejandra y que ella estaba encargada de cuidarlo.

Los niños pensaron que se trataba de un perrito y luego, cuando miraron el pozo por unos segundos, creyeron que era una muñeca. Pidieron ayuda y Santiago, quien estaba a unos 80 metros del lugar, sin dudar, corrió, tiró la casilla y vio a la criatura yaciente sobre barro y piedras. Arrojó una chapa para poder pisar firme y se metió en el pozo de metro y medio para rescatar al recién nacido.

“Cuando le agarré se calló, como que supo que ya estaba a salvo”, aseguró el hombre, aún consternado por lo que tuvo que vivir. Agregó que fue Alejandra quien se encargó de buscar una frazada para envolver al bebé que ya estaba frío. Durante la noche no pudo dormir hasta que tuvo las novedades de que el pequeño estaba bien.