Crimen en barrio San Martín de Paraná: Sicarios, pacto de silencio y rol de los detenidos

Jun 1, 2022

Por el homicidio del joven peruano Carlos Daniel Tello Morales, detuvieron a la novia, a un taxista y a otro cómplice en el crimen sucedido el miércoles 30 de marzo a la tarde en calle Ameghino y República de Siria de Paraná.

Al respecto, el fiscal Mariano Budasoff, señaló que “se pudieron reconstruir varias piezas del rompecabezas de ese día en base a las cámaras de seguridad” tanto de organismos públicos como de privados que existen en la ciudad. Ratificó que “dos personas en moto y sorprendieron” a Tello Morales para asesinarlo a balazos.

 

El funcionario policial adelantó que “hoy se hará la indagatoria y pedirá prisión preventiva en la cárcel”, por cuanto considera que ante este tipo de “hechos con sicarios y gente que hace pactos de silencio vinculados a algún negocio, hay que ser tajante”.

 

 

Las imputaciones

Quien era pareja del hombre asesinado, será imputada por encubrimiento. “Ha obstaculizado la investigación, falseando datos e hizo desaparecer el teléfono celular de la víctima”, manifestó el fiscal.

Enseguida advirtió que “es bastante más complicada la situación de los otros dos”.

 

En cuanto al dueño del taxi “reconstruimos el trayecto completo del día. Es la persona que ha llevado a la mano de obra. Los ha ayudado a conseguir impunidad, es decir a escaparse de la ciudad tras cometer el hecho”.

De la misma manera, “con un poco de menor intensidad ha estado el otro vecino. Trabajaron para alguien. Tenemos la sospecha de quién podría ser. Apuntaría a que sería alguien que es de afuera de Paraná”, adelantó Budasoff.

Tras señalar que sigue la búsqueda de “los sicarios y de quien mandó a matar”, afirmó que “al móvil vamos llegando por indicios, por el pacto de silencio que hay en el entorno de la víctima”.

Ratificó que “los autores materiales no son de la capital entrerriana. Es gente de afuera que organiza un crimen en la ciudad y que cuenta con apoyo de gente de Paraná”, señaló en Radio La Voz, para concluir: “Lo autores no están detenidos, sino que los apresados son un cómplice primario y uno secundario”.