Cortan servicios de algunas líneas de colectivos en Paraná tras la agresión a un chofer

May 16, 2022

Choferes del transporte público de pasajeros del área metropolitana de Paraná cortaron a media mañana de este lunes los servicios de las líneas 4, 20 y 23 debido a la agresión que padeció un colectivero.

 

Sebastián Schneider, quien fue golpeado por un pasajero. El trabajador relató que salió de San Agustín y al llegar a San Benito “ya había una unidad rota. Me informan que dos colectivos detrás de él no habían salido, por lo cual me adelanté a salir para que la gente pueda llegar a su trabajo. Me faltaban, en total, adelante, cuatro coches. En el recorrido la gente se manifestaba muy nerviosa e irritada, como todos los días, porque estamos dejando gente a pata o haciéndola esperar media hora, 40 minutos y hasta una hora y media”.

 

 

Y continuó: “Los coches no están en condiciones de estar en la calle y a veces salimos con los mismos rotos, damos media vuelta y cortamos porque no tienen frenos, está rota la dirección o un elástico. Es situación hace que demos un mal servicio”.

 

Aseveró que hoy “la gente empezó a subir enojada, es entendible. Muchos no querían pagar boleto, pero no me iba a poner a pelear con todos. Tenía que dejarlos pasar”.

 

La agresión
“Pasando por Montiel y Segundo Sombra, cruzo a un compañero que entra en línea, pero ya iba lleno, por lo que también dejó gente a pata. Subió enfadado un individuo de alrededor de 30 años, insultándome y diciéndome barbaridades. Le pedí que no me falte el respeto, que tenía razón, que el servicio es malo, que yo estaba trabajando. Me dice que no iba a pagar el boleto. Le digo, macho más allá de que el servicio es malo, a vos te corresponde pagar boleto. Se da vuelta, vuelve y me dice: yo te voy a pagar y me da un golpe de puño. En eso baja. Tragué saliva y tuve que seguir el recorrido”, detalló Schneider, pudo saber EntreRíosYA.

 

Consideró que “algunos pasajeros vieron y otros no. Muchas veces la gente no se quiere meter. Ya me han pasado otras situaciones violentas. Años atrás tampoco querían pagar boleto. Les terminé cobrando igual y cuando bajaron me tiraron una piedra que me rompió el ojo”.

“Tratamos de conseguir una respuesta de la empresa que no se ha hecho presente para ver cómo seguiremos trabajando. Hoy pasó esto, pero mañana puede ser más grave, un tiro o una puñalada. Hace muchos meses que venimos trabajando mal, con las unidades rotas. De ocho unidades que hay en la línea 20 a veces salen seis o cinco. Me gustaría que los empresarios vean al nivel que llegamos”, expresó el chofer.

 

Asimismo, expresó que “nos gustaría que el municipio tome cartas en el asunto y vaya a revisar las unidades en las que salimos a trabajar”.
“Tratamos de dar el mejor servicio que podemos. Incluso improvisando si embrague o con poco freno. Habían traído colectivos nuevos y se los llevaron. Es lastimoso todo esto”, completó.