Cayó una secta: tenía US$ 400 mil, medicamentos truchos y películas porno

    Ago 13, 2022

    Una secta criminal que tenía base en la Argentina, pero que contaba sedes en el extranjero fue desbaratada en la noche de ayer tras más de 50 allanamientos en Capital Federal y la provincia de Buenos Aires. El principal delito al que se dedicaban era la trata de personas con reducción a la servidumbre mediante la coerción.

    Según los primeros datos de la investigación, en la que colaboraron autoridades del extranjero, a través de pregonar una filosofía sobre terminar con “los males del SIDA y las drogas” y tener como objetivo “el desarrollo de la felicidad” la secta captaba a personas ofreciéndoles un tratamiento con el propósito fundamental de obtener dinero.

    Las ganancias que obtenían a través de este y otros métodos comenzaron a ingresarla al circuito legar a través de distintos artilugios como la creación de fundaciones en el extranjero -lo cual a su vez generaba un ingreso en divisas- y, dentro del país, se blanqueaba el dinero mediante la compra de propiedades y vehículos.

    La encargada del edificio allanado e integrante de lo que denominó un curso de literatura, indicó en declaraciones a TN, “pensé que eran ladrones, nadie tocó el timbre ni se identificó. Tiraron dos balazos”. “Estábamos en una charla filosófica, eso es lo que hacemos cuando nos reunimos”, agregó.

    La mujer de 33 años dijo que “acá no hay nada. Le dije a la policía que se diera cuenta que acá no había un solo menor, ninguna una mujer desnuda, ninguna cosa rara. Éramos un montón de personas tomando café, té y comiendo medialunas en una charla de filosofía”.

    Los delitos de la secta que operaba en Villa Crespo y cuántas víctimas acumula:

    Trata de personas con fines de reducción a la servidumbre, agravado por coerción.
    Hurto agravado
    Lavado de activos
    Asociación ilícita
    Ejercicio ilegal de la medicina
    Expendio Irregular de medicamentos
    Tráfico de influencias

    Según la investigación, se estima que el número de víctimas superaría las 300 personas. No eran sólo argentinas. Se captó personas extranjeras bajo el mismo método eran convencidas de venir al país, lo que traía aparejado el aislamiento de sus familiares y realizar distintas maniobras para obtener beneficios económicos.

    Fuente: TN