Ucrania denuncia una «masacre deliberada» de civiles en Bucha

Abr 4, 2022

Ucrania denunció este domingo una «masacre deliberada» de civiles por parte del Ejército ruso en las zonas que ocupó cerca de Kiev, en particular en la localidad de Bucha. El ministerio de Defensa ruso rechazó las acusaciones y aseguró que las imágenes de cientos de cadáveres en las calles de Bucha, que desencadenaron una serie de condenas a nivel internacional, eran «otra producción del régimen de Kiev para los medios occidentales». Por ese motivo, Moscú pidió para este lunes una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU.

En la devastada localidad de Bucha, en los alrededores de la capital ucraniana, las autoridades ucranianas denunciaron haber hallado los cadáveres de 410 civiles después de que las tropas rusas se retiraran de la zona. El presidente Volodimir Zelenski, calificó la situación de «genocidio». En contacto con la televisión estadounidense, el mandatario expresó: «Es la eliminación de una nación entera y de su gente. Somos ciudadanos de Ucrania y tenemos más de 100 nacionalidades viviendo aquí. Esto es la destrucción y exterminio de todas estas nacionalidades».

Periodistas de la agencia francesa de noticias AFP vieron el sábado al menos 20 cuerpos, todos con ropa civil, tendidos en una calle. Tres de los cuerpos estaban enredados en bicicletas, mientras que otros cayeron cerca de vehículos aplastados o con agujeros de bala. Uno tenía las manos atadas a la espalda y su pasaporte ucraniano estaba abierto junto a su cuerpo. «A toda esa gente le dispararon», dijo el alcalde de Bucha, Anatoli Fedoruk. «Estas son las consecuencias de la ocupación rusa», lamentó.

«Estoy profundamente impactado por las imágenes de civiles asesinados en Bucha», dijo por su parte el secretario general de la ONU, Antonio Guterres. Según la organización internacional, que reclama una investigación independiente y preservar las pruebas, el descubrimiento de fosas comunes plantea serias dudas sobre posibles crímenes de guerra.

Sin embargo, la ONU también dijo que no se podía descartar que entre los cuerpos estuvieran los de «soldados ucranianos o rusos que murieron durante las hostilidades». Reino Unido, Francia, Alemania, España, Italia y la Unión Europea (UE) expresaron su horror y pidieron que los responsables sean llevados ante el tribunal internacional de La Haya.

 

La respuesta de Rusia
Rusia, en cambio, rechazó las acusaciones y aseguró que las imágenes de civiles asesinados eran una fabricación de Ucrania. «Todas las fotos y todos los videos publicados por el régimen de Kiev, que supuestamente dan testimonio de algún tipo de crimen por parte del personal militar ruso en la ciudad de Bucha son otra provocación», indicó el ministerio de Defensa de Rusia.

«Mientras la ciudad estuvo bajo el control de las tropas rusas, y más aún después, hasta hoy en Bucha los residentes locales se movían libremente por la ciudad y usaban comunicaciones de telefonía móvil», señala el Kremlin, que también asegura que no bloqueó la salida desde la ciudad y que «todos los residentes locales tuvieron la oportunidad de abandonar libremente la localidad en dirección norte, incluso a la República de Bielorrusia».

La cartera que dirige Serguei Shoigu señaló que las tropas ucranianas dispararon «las 24 horas con artillería de gran calibre, tanques y sistemas de cohetes de lanzamiento múltiple» contra las afueras del sur de la ciudad, incluidas áreas residenciales. «Queremos señalar especialmente que todas las unidades rusas abandonaron por completo Bucha el 30 de marzo, el día después de la ronda de conversaciones presenciales entre Rusia y Ucrania en Turquía», dijo Defensa.

Rusia sostiene que fue el 31 de marzo cuando el alcalde de Bucha festejó en un mensaje de video que no había ya soldados rusos en la ciudad, «pero no mencionó en ningún momento que había residentes locales baleados en las calles con las manos atadas». Por lo tanto «no es de extrañar que todas las llamadas pruebas de delito en Bucha aparecieran solo el cuarto día, cuando llegaron a la ciudad oficiales de la Servicio Estatal de Seguridad y representantes de la televisión ucraniana», alega Moscú.