Renzo empezó jardín: “nuevos avances” en su visión, habla y movimiento

    Mar 23, 2022

    Como se recordará, el niño paranaense Renzo Oliva tuvo retinopatía del prematuro al nacer y su visión era casi nula. Tras una intensa campaña solidaria encarada por su familia para recaudar la suma necesaria para el procedimiento médico, viajó a China en 2019 y fue sometido a un tratamiento experimental con implante de células madre.

    En estos días, Renzo inició su jardín de cinco años y así suma un nuevo paso en su evolución.

    Su mamá había contado a Elonce que los avances del pequeño, a tres años del tratamiento en China para ayudar en la recuperación de su visión: “Por ahora ve bultos, luces y sombras y puede seguir mejorando”. A la familia «les cambió la vida» el tratamiento realizado para que Renzo pueda ver: «Puede caminar y manejarse en la casa, de forma normal. Antes de viajar a China, Renzo no sabía caminar, lo hizo después, a los dos años y medio», dijo su papá.

    La familia Oliva pudo conocer cómo está el niño. Su papá mencionó que en este último tiempo Renzo “se ha largado bastante con el silabeo, y va formando canciones que va escuchando en la tele o que le cantamos nosotros; lo va haciendo cada vez más”.
    En tanto, habló de su desarrollo expresando que “está re alto. Después del primer implante creció en seis meses, seis centímetros: eso había llamado mucho la atención a los médicos de China por el avance en el crecimiento”. A su vez, su papá habló de cómo transitó la época de pandemia: “Él venía muy estresado, de mucha terapia, por lo que la primera etapa de pandemia fuerte hizo un parate y le dio un respiro, cuando pudo retomar lo hizo de a poco y fue adaptándose nuevamente a las terapias”.

    En tanto explicó que los resultados del tratamiento “siempre han sido favorables, quizá no han sido tan rápido como nosotros queríamos, pero siempre fuero positivo. Cuando él fue a China no veía nada, solamente una luz muy fuerte si se la ponía cerca del ojo. Y hoy ya puede caminar, distingue bultos, no con precisión pero si se da cuenta que hay algo, como una mesa, se frena, pone la mano y puede manejarse”.

    “Está ahora con el tema del habla: el desarrollo le va a permitir comunicarse, lo que va a permitir que pueda expresar lo que está pasando y entender cuándo vamos a las terapias y sobre lo cotidiano”, dijo además.

    El comienzo de jardín “le costó, antes estaba yendo a una guardería. Va con acompañante terapéutico y con el paso de los días se va adaptando cada vez más”, puso de manifiesto.