Por primera vez en su historia, Reino Unido tuvo una temperatura de 41º

    Jul 19, 2022

    Los británicos se enfrentaron el día más caluroso de su historia con temperaturas por encima de los 41 grados en el sur y centro de Inglaterra, pero con muy poca infraestructura para sobrellevar la ola de calor extremo que afecta a gran parte de Europa.

    «Por primera vez se han superado los 40 grados centígrados en el Reino Unido», reportaron esta tarde desde el Servicio Meteorológico (Met Office) a través de sus redes sociales, mientras advertía que las temperaturas seguían subiendo en muchas ciudades, por lo que recomendó a la población tomar las precauciones necesarias.

    La marca histórica anterior era de 38,7 grados en Cambridge el 25 de julio de 2019, pero lo habitual es que las temperaturas no superen los 25 grados durante el verano.

    Muchos británicos hicieron frente a la ola de calor quedándose en sus hogares, pero la falta de aire acondicionado hizo que miles de personas se volcaran a los parques para refrescarse en las fuentes. Incluso algunos apelaron a botes inflables llenándolos de agua, mientras que otros se lanzaron al río Támesis, poniendo en peligro sus vidas.

    Se cree que un niño de 14 años se ahogó ayer en el Támesis, mientras que otro de 16 años murió en Bray Lake, cerca de Maidenhead, Berkshire, el mismo día, entre otros accidentes mortales.

    «Este calor es insoportable en el Reino Unido, ya que no tenemos la infraestructura adecuada para afrontarlo como, por ejemplo, aire acondicionado», dijo a Télam la odontóloga Elahe Mahdavi, residente de Londres.

    Estoy realmente agobiada, pero es muy importante conocer los signos de la insolación y el agotamiento por calor. Es muy importante mantenerse hidratado», recomendó.

    Mientras que Victoria Alberto, madre de cuatro hijos, contó a esta agencia que su hijo mayor hoy no tuvo clases porque las aulas no tienen aire acondicionado y se mueren de calor.

    «A mis otras nenas les dejaron llevar uniforme de gimnasia para que estén más frescas, las mantuvieron en la sombra y los remojaban con una manguera», añadió.

    A Victoria, que vive en el sur de Londres, le preocupa que cada año la temperatura sube un punto más y teme por el fuego en los campos como pasó en Australia o California.

    «Se viene para Europa eso que se veía en otros lados. Este va a ser el verano más cálido de los que vendrán», vaticinó la mujer, que nunca pensó en que podría llegar a imaginar tener una pileta en su jardín, ya que los veranos en Inglaterra siempre fueron fríos.

    Cree que esto es un círculo vicioso porque con más aire acondicionado emitimos más gases de efecto invernadero y seguimos contribuyendo a que haga más calor.

    Esta mañana a una camarera de un café en el barrio de Maida Vale, al oeste de Londres, se la escuchaba comentar espantada a los clientes, «que otras pruebas estaban esperando tener los políticos para darse cuenta que había que actuar ya contra el cambio climático».

    Los expertos en clima describieron hoy el récord de temperatura como un presagio de riesgos para la vida y los medios de subsistencia que irán aumentando durante los próximos 30 años.

    Hoy hubo cancelaciones de trenes y vuelos aéreos por problemas en las pistas que se derretían y un aumento de las llamadas al teléfono de emergencias, 999.

    La ola de calor desató al menos cuatro incendios forestales en los alrededores en Londres, mientras el fuego sigue siendo incontrolable en algunas zonas de Inglaterra.

    Esta tarde se desató, también, un gran incendio en Wembley cuando las brigadas de rescate lo declararon como «incidente mayor» debido a la cantidad de graves sucesos con el fuego.

    Casi 200 bomberos lucharon contra un enorme incendio de pastizales en el este de Londres que arrojó una espesa columna de humo sobre la autopista M25.

    Alrededor de tres hectáreas de campos de maíz y matorrales estaban en llamas en Pea Lane, Upminster a 26 kilómetros de Londres.

    El incendio estalló solo unas horas antes de otro siniestro en las cercanías de Wennington, al este de Londres que destruyó casi toda una calle de casas.

    Hace varias semanas, cuando algunos pronósticos meteorológicos comenzaron a indicar que en el Reino Unido las temperaturas podían alcanzar los 40 grados por primera vez, a muchos de los británicos les costaba creerlo.

    En ese sentido, esta mañana en un acto en la embajada argentina en Londres, un empleado comentó que en los 20 años que vive en la capital británica, nunca vivió algo así.

    Los meteorólogos explicaron que el calor extremo fue causado por una columna de aire caliente del norte de África y el Sahara y un sistema de presión subtropical que avanzó más al norte de lo habitual, lo que, según los expertos, es el resultado del cambio climático.

    Según la Met Office, el Reino Unido está en camino de tener un calor como éste cada tres años.

    «Las temperaturas extremas que estamos presenciando están siendo causadas por el cambio climático impulsado por las emisiones de gases de efecto invernadero», reiteró el organismo.

    Y agregaron que el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono (CO2) es causado por la quema de combustibles fósiles como el carbón, el petróleo y el gas, que atrapan el calor en nuestra atmósfera.

    El ministro de Transportes británico, Grant Shapps, explicó en los medios británicos que las infraestructuras de transporte del Reino Unido, algunas de las cuales se remontan a la época victoriana, «simplemente no se construyeron para soportar este tipo de temperaturas», y su sustitución llevará «muchos años».