Peruano ejecutado a balazos: dudas sobre la versión de su novia y una amiga

    Abr 3, 2022

    A cuatro días del crimen de Carlos Daniel Delio Morales, “Jairo”, de 37 años y de nacionalidad peruana, continúan las dudas y aún no hay sospechosos. Se sabe que los autores fueron dos hombres que circulaban en una moto de 110cc de color negro.

     

    Sin mediar palabras, los atacantes sacaron un arma 9 milímetros y efectuaron al menos 15 disparos de arma de fuego, de los cuales nueve impactaron en el cuerpo, precisamente en la zona del tórax y el corazón.

     

    El violento ataque se produjo en calle Ameghino, a 15 metros de la casa del tío de la novia de Jairo en Paraná.

     

    Venta de droga

    Dudas sobran. Pero hay certeza de que la novia de la víctima, que habita en el barrio Belgrano, miente en su declaración.
    Por ello, el fiscal Mariano Budassof, imputará por encubrimiento agravado a la mujer y a su amiga, por ocultar y desviar la investigación. El delito prevé una pena de uno a seis años de prisión.

     

    Todo indica que “la víctima vendía droga a gran escala y no al menudeo”. Falta determinar si la mujer del fallecido y su entorno estaban implicados en la venta y si surgió algún conflicto a raíz de ello.

     

    Amenazado

    El cadáver del hombre continúa en la Morgue Judicial de Oro Verde pese a que ya finalizaron los estudios de la autopsia correspondiente.
    Lo llamativo es que ningún familiar de la víctima se comunicó con la Justicia ni la Policía para conocer detalles de la Investigación.

    Antes de venir a Paraná, el hombre de nacionalidad peruana habitó en Buenos Aires y la mujer indica que “allá estaba amenazado, incluso una vez intentaron robarle”.
    Lo cierto es que la joven de 24 años no aportó precisión sobre la actividad que realizaba su novio y los contactos que tenía.

    Jairo se “manejaba” en remis por la capital entrerriana debido a su desconocimiento de las calles, indicaron fuentes allegadas a la investigación.
    Incluso el día del violento ataque se bajó del remis, fue hasta la casa del tío de la novia y cuando subía la cuesta de calle Ameghino fue interceptado por los agresores.

     

    Prestamista

    La novia de Jairo relató que estaba en su casa, en barrio Belgrano, cuando lo mataron. Esa misma noche se juntarían a cenar. La mujer comentó que su novio se dedicaba a ser “prestamista”, pero por la falta de pago de deudores el negocio no era redituable.
    La Policía realizó tres procedimientos en el marco de la investigación. No se obtuvieron resultados positivos hasta el momento. Resta conocer información del celular de la novia de Jairo, el cual fue secuestrado, publicó El Diario.

    Además, se solicitaron informes del entrecruzamiento de datos, para conocer las llamadas y las ubicaciones del celular de la víctima.
    El celular de Jairo no fue localizado, pero se solicitaron datos a la empresa de telefonía. Aún no se sabe si los atacantes se lo llevaron para ocultar información, o si un vecino se lo robó.