Histórico: El boxeo profesional vuelve a Cuba después de 60 años

Abr 5, 2022

En una histórica decisión que difumina un poco más los límites entre el boxeo profesional y el amateur, la Federación Cubana de ese deporte (FCB) firmó un contrato con la promotora mexicana Golden Ring para que los púgiles de su seleccionado puedan intervenir en combates rentados a partir del mes próximo. El plan prevé que durante este año los representantes de la isla participen en peleas a seis asaltos en al menos cuatro eventos, en principio en suelo mexicano.

 

«Hace tres años y medio se comenzó un análisis serio que ha tenido como resultado el acuerdo aprobado y bien visto por la dirección del deporte del país y la Federación con Golden Ring Promotions», explicó Alberto Puig de la Barca, presidente de la FCB.

 

En ese sentido, Puig de la Barca detalló que los principales objetivos que perseguía el vínculo eran «la continua preparación deportiva y competitiva de los boxeadores cubanos para seguir representando y poniendo el alto el nombre del boxeo cubano en todas las competencias y el beneficio económico que representa para boxeadores, cuerpo técnico y triada médica que trabaja con el equipo».

Para esta nueva experiencia, los peleadores continuarán entrenándose en las instalaciones de la Escuela Cubana de Boxeo y viajarán al extranjero solo para disputar sus combates. En cada uno de los eventos organizados por Golden Ring competirán cinco o seis boxeadores bajo el nombre de Domadores de Cuba (el que los acompaña en las distintas competencias en las que interviene el seleccionado desde 2014) y lo harán junto a los entrenadores y miembros del cuerpo médico de la FCB.

 

Inicialmente la Federación firmará un contrato por tres años con los cuatro pugilistas más destacados del seleccionado, quienes encabezarán las carteleras en las que también intervendrán «segundas y terceras figuras, y los atletas de perspectiva inmediata de las academias», según contó Puig de la Barca. Ese póquer estelar estará integrado por los cuatro campeones olímpicos en Tokio 2020: Julio César La Cruz, Andy Cruz, Roniel Iglesias y Arlen López.

En todos los casos, cuenten o no con contrato, los boxeadores cobrarán una bonificación por cada pelea en la que intervengan. De esa bonificación, el 80% quedará en manos del atleta y el 20% será destinado a la FCB para el desarrollo del deporte. Y será la Federación la que determinará qué día y en qué lugar se llevarán a cabo las veladas y deberá aprobar el rival que competirá con cada boxeador cubano.

 

«Hemos sido capaces de triunfar en varios ámbitos dentro del mundo competitivo de este deporte y ahora insertarnos en ligas profesionales aumentará nuestro nivel al enfrentarnos a rivales fuertes. Estamos preparado para vencer a rivales de calidad del boxeo mundial», advirtió Julio César La Cruz, capitán del seleccionado cubano, quien además de obtener el oro el año pasado en Tokio también fue campeón olímpico en Río de Janeiro 2016 y quíntuple campeón mundial amateur.

También Rolando Acebal Montes, entrenador jefe del equipo nacional, resaltó el valor de esta experiencia para el boxeo cubano: «Nos vamos a dar a conocer en el mundo entero porque estaremos en los eventos olímpicos y en los circuitos profesionales. Tenemos pensado pelear no solamente en América, sino también en Europa e ir desarrollando e insertando figuras».

Si bien el pugilismo rentado fue abolido por el Gobierno revolucionario en 1961, en la última década los deportistas cubanos comenzaron a tener roce con rivales profesionales y a intervenir en torneos en los que había dinero en juego, en sintonía con los cambios promovidos por la Asociación Internacional de Boxeo Amateur (AIBA) y después de numerosas deserciones en el seleccionado durante torneos internacionales y campamentos de entrenamiento fuera del país.

 

Desde 2014, los Domadores intervinieron en la Serie Mundial de Boxeo, un certamen organizado por la AIBA en el que se permitía la participación de aficionados y profesionales en combates a cinco asaltos de tres minutos, sin cabezal ni malla. Los caribeños fueron campeones en tres de las cinco ediciones en las que compitieron y subcampeones en las otras dos. Además, la AIBA modificó sus reglamentos en 2016 para que desde los Juegos de Río de Janeiro 2016 puedan intervenir boxeadores profesionales en los certámenes olímpicos.

En junio del año pasado, como parte de la preparación para los Juegos de Tokio, ocho integrantes del seleccionado cubano hicieron en Aguascalientes combates a seis asaltos y bajo las reglas del boxeo rentado ante rivales profesionales (en su mayoría mexicanos), entre ellos Miguel Títere Vázquez, campeón mundial ligero de la Federación Internacional de Boxeo entre 2010 y 2014. El balance fue de siete victorias y un empate para los caribeños.

 

En aquella ocasión, los integrantes del seleccionado dejaron claro que esa experiencia no implicaba renunciar a los valores del deporte amateur que la isla sostiene desde hace seis décadas y reafirmaron su voluntad de seguir representando a su país, pese a las ofertas que algunos habían recibido para desertar.

Desde que el legendario Alcides Sagarra asumió como entrenador del seleccionado cubano en 1964 (ocupó ese cargo hasta 2001), el boxeo fue el deporte insignia del olimpismo de la isla. Cuba se ubica 16° en el medallero histórico de los Juegos, con 241 preseas (85 de oro) en sus 21 participaciones. De esas, 78 fueron aportadas por el deporte de los guantes (41 de oro). Además, los púgiles cubanos ganaron 80 títulos en campeonatos mundiales de la AIBA.