Gualeguaychú: Futbolistas respaldaron a arquera que se retira por insultos discriminatorios

    Mar 26, 2022

    Las jugadoras de la Liga Departamental de Fútbol de Gualeguaychú reclamaron por “un fútbol sin violencias”. Fue en la noche de este viernes, en el marco de la Copa de Fútbol Femenino Gualeguaychú. La iniciativa surgió luego que la jugadora del club Independiente, Ivana Valente, hiciera pública su renuncia el último domingo ante una nueva ola de insultos en la cancha.

     

    La intervención consistió en la toma de una foto de la que formaron parte jugadoras de diferentes clubes que participan de la Copa de la Liga Departamental Gualeguaychú, exhibiendo una bandera con la inscripción “Por un fútbol sin violencias”.

     

    Ocurrió en uno de los entretiempos de los partidos que jugaron los equipos Atlético Sur vs Camioneros e Independiente vs Central Larroque, en la cancha de Unión del Suburbio ubicada en Etchevehere y Ayacucho.

     

    “Mi peor error fue creer que no iba a recibir más insultos”, había dicho.

    Ivana Valente tiene 31 años y entrena desde los 12. Desde 2019 integra el equipo de fútbol femenino del club Independiente de Gualeguaychú. Trabaja en una estación de servicio y ama los deportes. El domingo pasado, mientras jugaba una nueva fecha de un torneo provincial de fútbol femenino, decidió retirarse.

    Cansada de recibir permanentemente violencia verbal de quienes asisten a la cancha, harta de escuchar insultos que depositan el odio de quienes no admiten la diversidad de los cuerpos. La arquera del Rojo pidió disculpas a sus compañeras (como si fuera ella la que tuviera que pedir disculpas) y colgó los botines.

    Ivana está triste, no quiere dejar de jugar, pero tampoco quiere ser el tacho de basura del gordo-odio de quienes van a la cancha a dejar allí sus miserias. Porque no se trata ni de fobia ni de miedo a un cuerpo disidente: es odio. “Amo los deportes. Hago fútbol, básquet, hockey, en otro momento también handball. Siempre en el arco, siempre me gustó atajar”, contó.

    Y aclara rápidamente: “Ojo, me gusta atajar, pero también me daba cuenta que a medida que iba aumentando de peso me era favorable quedarme en el arco, pero tuve que dejar de jugar básquet por ejemplo, porque mi cuerpo ya no me lo permitía”. Ivana llegó a pesar 153 kilos.

    “Hoy puedo decir que reconozco un vínculo muy especial con mi cuerpo. Me realicé una operación bariátrica en septiembre pasado. A raíz de esa decisión puse un alto y empecé a preocuparme por mi salud. Estoy en tratamiento para hacerle frente a la enfermedad, hoy soy consciente que estoy enferma. No es fácil lidiar con este tipo de obesidad. No fue fácil llegar hasta acá, desde que comencé con este tratamiento en junio del 2020, bajé 60 kilos”, explicó Ivana.

     

     

    “Dejo por los gritos de la gente de afuera”

    “Mi equipo siempre me apoyó en todas las decisiones que tomé. Cuando el cuerpo no me daba más, entendieron la situación, comprendieron que iba a ser un proceso largo, que era un tratamiento que me iba a ayudar a seguir jugando”, contó y agregó: “Hoy dejo por los gritos de la gente de afuera, la que va a la cancha no sé para qué. Tomo esta triste decisión porque escuchar esos insultos me afecta mucho, y el camino que emprendí para estar mejor se basa en cuidar mucho el aspecto psicológico”.

    Sostuvo que “ver los cambios en mi cuerpo, verme en fotos, todo es muy fuerte. Recibir toda esa violencia me afecta. La transformación es grande, aunque todavía falta. Pero recibir insultos nuevamente sobre mi cuerpo, sobre mi peso, fue un cachetazo, pensé que después de haberme sacado una persona de encima –porque ya perdí 60 kilos en este tiempo- iba a frenar los gritos, pero no fue así”, lamentó.

     

    “La decisión de la operación fue difícil, pero el médico que me atendió fue claro en lo que me dijo. Tuve miedo pero no dudé. Tenía que cambiar el rumbo dejando de lado las pastillas y todas esas locuras que se hacen para perder peso, yo lo sufro hace muchos años porque esta situación me acompaña desde que soy chica”, explicó.

    Pero la violencia verbal viene desde hace años: “Siempre la sufrí y hacía como que no pasaba nada. Pero lo que ocurrió el otro fin de semana en la cancha de la Liga Departamental de Gualeguaychú fue el final de esto para mí”, cerró Ivana.

     

    Fuente: Reporte 2820