Causa Waigel: uno de los imputados dijo no saber que la firma estaba en quiebra

Mar 26, 2022

En el marco del juicio oral por la causa Waigel, donde la familia de Crespo está imputada por el vaciamiento de la empresa de materiales de construcción, este viernes declaró el abogado Horacio Felipe Schmidt Bender y dijo que no sabía que la firma estaba en problemas y que desconocía que haya ahorristas que reclamaran en la localidad.

Si bien esta historia se remonta a 2009, la repercusión mediática del caso hace por lo menos dudoso el relato del imputado que además es familiar de los Waigel porque su hermano Sergio Gustavo está casado con Nancy Waigel, quien pertenecía al directorio de la empresa y era vicepresidenta de la firma. Pero además su pareja, también imputada, la escribana pública Patricia Liliana Quesada, tuvo varias intervenciones profesionales en la empresa. Todos los nombrados están bajo proceso.

Al abogado le endilgan tres imputaciones: el haber adquirido junto con su esposa dos inmuebles provenientes de los Waigel para insolventar a la firma y haber escondido una planta hormigonera móvil en un campo de Nogoyá.

 

El hombre que es uno de los 21 acusados empezó su declaración hablando sobre la compra de los dos terrenos. Dijo que fue Jorge Guillermo Waigandt quien le ofreció los lotes. Aseguró que él era un comprador de buena fe y que él no sabía que la empresa Waigel estaba en problemas económicos.

A la fiscalía integrada por José Candioti, Leandro Ardoy y Juan Podhainy le llamó la atención que el profesional de Crespo no supiese la realdiad de la empresa teniendo en cuenta que su hermano Sergio Gustavo es el esposo de la vicepresidenta de la firma Nancy Waigel. El hombre respondió que no hablaba de esas cosas con su hermano. Y aclaró que jamás hubiese adquierido los terrenos si la empresa Waigel estaba en quiebra.

El abogado dijo que nunca se enteró que haya ahorristas que reclamaran en Crespo. Esto también llamo la atención de los fiscales y querellantes, ya que el caso fue sumamente público por el peso de la familia Waigel en Crespo y la zona.

Si bien su esposa intervenido como escribana en la constitución de otras sociedades que hoy están bajo la lupa de la justicia, dijo que no hablaba de los temas profesionales con su esposa.

 

De la planta hormigonera móvil hallada por la Policía en un campo en Nogoyá acusó directamente a su hermano. Dijo que el día del allanamiento el puestero lo llamó por teléfono porque estaban buscando una planta móvil. Afirmó que su hermano le dijo que él había ordenado llevar la máquina a ese lugar.

Luego fue el turno del escribano santafesino Hernando Garmendia Molas, quien junto a otros profesionales intervino en el traspaso de propiedades de los Waigel a personas que no tenían capacidad económica para comparar como son el caso de Sonia Marisa Milessi y Daniel Aníbal Goró, quienes luego trasnfirieron las propiedades a los también imputados, Daniel Eduardo Campos y Silvana Rosa Beatriz Varga.

Los querellantes y fiscales le preguntaron al escribano si no le parecía raro que Milessi y Goró hayan comprado tantos inmuebles de una sola vez. El profesional precisó que no le sorprendió y agregó que su trabajo es constatar la firma y la identidad.

 

Los abogados de la AFIP, Diana Núñez y Marco Gastaldi le preguntaron a Garmendia Molas por una contradicción entre su testimonio y el de la imputada Milessi. La mujer afirma que ella nunca fue a Santa Fe a firmar una escritura como dicen los documentos. El escribano dice que la escritura se firmó en Santa Fe. Para ver quien dice la verdad podría haber un careo en el futuro.

La audiencia se sustancia para determinar la presunta responsabilidad de siete integrantes de la familia Waigel, entre ellos su presidente e integrantes del directorio de la firma Miguel Waigel y Cia SA, y 14 personas más por el presunto delito de Insolvencia fiscal fraudulenta agravado por haber sido cometido con la concurrencia de dos o más personas, en calidad de autores, coautores y partícipes necesarios, según los roles endilgados.

 

Fuente: Uno