El perro que atacó a un niño en Paraná es de «una raza muy peligrosa y difícil de manejar»

    Jul 13, 2022

    Un niño de cinco años, Joaquín, fue atacado por un perro cuando iba con su mamá a una casa, ubicada en calle Acebal del barrio San Agustín de Paraná. Según informó el médico veterinario de la Policía, Federico González, el animal es “considerado un PPP, que quiere decir Perro Potencialmente Peligroso”.

     

    El ataque al niño

    “El perro que atacó al niño estaba con collar y correa en su casa y en un momento determinado, se escapó y atacó al chiquito, ocasionándole severas heridas en el rostro”, detalló el médico veterinario.

     

    En medio del ataque, el perro le destrozó la cara al niño y le arrancó una parte del rostro. “El jefe de comisaría Sexta encontró en la vereda un pedazo del pómulo del niño y lo llevó rápidamente al hospital para que se lo puedan injertar”, explicó González.

    Se supo que, tras la agresión, el niño fue sometido a una cirugía, tiene comprometido parte del rostro y un ojito. Hasta este miércoles, el niño permanecía internado en el hospital San Roque de Paraná. Su mamá había anticipado a este medio que “Joaquín, va a pasar un largo tiempo en el hospital”.

     

    Perro en cuarentena

    Tal y como lo había informado Elonce, el perro debe estar en cuarentena por 15 días, a cargo de su dueño y se le debe realizar un estudio particular, ante un posible caso de rabia.
    “El perro no tenía la libreta sanitaria de vacunas al día”, dijo el veterinario al remarcar que los animales deben ser vacunados contra la rabia una vez al año.

     

     

    “Raza peligrosa y difícil de manejar

    El médico veterinario explicó que el perro que ocasionó el feroz ataque es cruza de dos razas muy peligrosas: Pitbull y American Stanford.
    “Son perros superiores a los 30 kilos que ocasionan mordidas muy severas; no todas las razas van con cualquier persona. Hay algunas que pueden estar con familias y otras que no, a estos animales se los considera perros potencialmente peligrosos”, argumentó González.

     

    En este sentido, señaló que “todas las razas tienen cualidades buenas y malas, (particularmente) estos perros son muy fuertes y necesitan atención permanente, de lo contrario pueden pasar estas cosas”, argumentó el veterinario de la Policía.

     

    “Los dueños de estos animales no pueden confiarse, deben tenerlos siempre con collar y correa; y cuando los sacan, es necesario que le pongan bozal”, explicó al asegurar que “todos los perros pueden morder, pero no es lo mismo que lo haga uno de raza pequeña, cuya lesión causada sería muy leve, a este otro tipo de animal, cuyo tamaño es muy grande”.

    Asimismo, sentenció que “los responsables siempre son los propietarios, porque los perros actúan según sus dueños”, y agregó que “a un perro de estas características no lo podés parar con una correa. A un perro de 30 kilos y que está enojado, no lo frenas con una correa», amplió.
    Al mismo tiempo, llamó a la reflexión a los dueños de Perros Potencialmente Peligrosos. «Si no tienen tiempo para darle cierto adiestramiento y educación, no hay que tener este tipo de animales”, remarcó.

     

    Fuente: Elonce