Científicos argentinos descubrieron una nueva especie de dinosaurio carnívoro

    Jul 9, 2022

    Científicos argentinos identificaron una nueva especie de dinosaurio carnívoro, que llegó a medir 11 metros de longitud y alrededor de cuatro toneladas de peso, fue descubierto en la provincia de Neuquén. El animal fue bautizado por el equipo paleontológico como ‘Meraxes gigas’ en honor a uno de los dragones de la popular serie televisiva.

    Científicos argentinos, en cooperación con paleontólogos de Dinamarca, Japón y Estados Unidos, comunicaron el hallazgo de una nueva especie de dinosaurio en la localidad de Villa El Chocón, en la provincia de Neuquén (centro sur).

    Se trata de los restos fósiles de un dinosaurio carnívoro de 11 metros de longitud y alrededor de cuatro toneladas de peso. Dadas sus características, el ejemplar fue bautizado como Meraxes gigas, en honor a uno de los dragones de la popular serie fantástica Juego de tronos, según informa la Agencia Ciencia, Tecnología y Sociedad de la Universidad Nacional de La Matanza (Agencia CTyS-UNLaM).

    Los paleontólogos lograron recuperar gran cantidad de huesos fosilizados del cráneo y patas de la nueva especie de dinosaurio, que por sus características pertenece al grupo de los carcarodontosáuridos (carcharodontosauridae), grandes carnívoros del Cretácico Superior que vivieron hace entre 120 y 90 millones de años atrás.

    Apesteguía explicó que el nivel de conservación de los fósiles aporta gran cantidad de información a nivel evolutivo sobre la nueva especie descubierta. Los restos permiten saber que el espécimen era adulto y ofrece nuevas pistas sobre la proporción de los brazos en relación al cráneo en este grupo de animales.

    «En muchísimas ocasiones se nombran nuevas especies con muy pocos restos. Se han nombrado mamíferos a partir de un solo diente, por ejemplo. En el caso de Meraxes, el hallazgo del cráneo nos permite conocer la medida exacta de la cabeza. De este grupo de dinosaurios, por ejemplo, el más emblemático y el más grande es el Giganotosaurus carolini, también descubierto en el sur argentino y del que el cráneo no está completo», detalló.
    Uno de los restos mejor conservados fueron las patas del dinosaurio. «Son huesos robustos y con fuertes uniones ligamentarias entre sí que estaban preparadas para sostener el peso de estos carnívoros. Uno de los aspectos más interesantes es la garra del dedo interno del pie, bastante más grande que las otras dos y con un borde más afilado», comentó el experto.