Escándalo en Brasil por la compra 50.000 Viagras para las Fuerzas Armadas

    Abr 14, 2022

    Un fuerte escándalo se generó en Brasil con la revelación de que el gobierno de Jair Bolsonaro compró alrededor de 50.000 comprimidos del fármaco Viagra para las Fuerzas Armadas, lo que provocó una ola de críticas y comentarios sarcásticos.

    El propio Bolsonaro le restó importancia este miércoles a la polémica que se inició el lunes. «Fueron treinta y pocos mil comprimidos para el Ejército, diez mil para la Marina, y un número que no recuerdo para la Aeronáutica, pero debe sumar un total de cincuenta mil comprimidos. Con todo respeto, eso no es nada», expresó el presidente brasileño.

    El mandatario indicó que es insignificante «la cantidad para los efectivos de las tres fuerzas, obviamente, mucho más usado por los inactivos y pensionistas», en referencia al medicamento que contiene sildenafil, el componente básico utilizado para tratar la disfunción eréctil, consignó la agencia AFP.

     

    Hipertensión

    Bolsonaro justificó que «las Fuerzas Armadas compran el Viagra para combatir la hipertensión arterial y, también las enfermedades reumatológicas». El presidente brasileño también criticó la cobertura mediática del asunto. «Todos los días somos golpeados por una prensa que tiene mucha mala fe y además es ignorante en el tema», señaló.
    El tribunal de cuentas del Estado abrió una investigación sobre la compra de los comprimidos para determinar si hubo sobreprecios en la adquisición.

    El lunes, el diputado de centroizquierda Elias Vaz reveló la aprobación de compra de 35.000 comprimidos con sildenafil para las fuerzas armadas, sin la mención del nombre comercial Viagra. El parlamentario obtuvo la información a partir de una solicitud en el Portal de Transparencia Gubernamental, que permite acceder a los datos del gasto público.

    Ese mismo día, el Ministerio de Defensa señaló que esas adquisiciones estaban destinadas «al tratamiento de pacientes con hipertensión arterial pulmonar», dado que el medicamento permite dilatar también los vasos de los pulmones.

     

    Prótesis peneanas para el ejército

    Vaz agregó el martes un nuevo condimento al escándalo, al identificar «un gasto millonario» en prótesis peneanas para el ejército, con información de la misma fuente.
    Según Vaz, el gobierno gastó cerca de 3,5 millones de reales (unos 745.000 dólares) al pagar entre 50.000 y 60.000 reales (10.700 y 12.900 dólares) por cada una de las 60 prótesis de silicona, de entre 10 y 25 centímetros.

    El ejército brasileño dijo en una nota enviada a la AFP que fueron adquiridas apenas 3 prótesis, en procesos de licitación que atendieron todos los requisitos legales.
    «El pueblo brasileño sufre para conseguir medicamentos en unidades de salud, pero Bolsonaro y sus allegados están gastando dinero público para comprar pastillitas azules y un grupo es atendido con prótesis carísimas», reclamó Vaz.

    Más allá de las explicaciones del gobierno brasileño, los internautas se divirtieron en las redes sociales, algunos evocando en particular el recuerdo de la «dicta-dura» militar, con generales en el poder desde 1964 hasta 1985.
    «Algunos dicen que estos comprimidos son para ayudar a las Fuerzas Armadas a joder la democracia con más fuerza de lo que ha hecho últimamente», bromeó el blog satírico brasileño Sensacionalista. Las caricaturas también mostraban tanques con el cañón doblado hacia abajo.