El nuevo desafío y el sueño del chico de Villaguay que subía al molino para enviar su tarea

    Ago 3, 2022

    Gualeterio, es un chico que, durante el 2020 en plena pandemia y confinamiento estricto, debía subir a un molino de ocho metros para captar señal y enviar la tarea escolar debido a que no había clases presenciales.

     

    El joven vive con su familia en la zona rural de Villaguay y es alumno de la escuela agrotécnica Nº2 «J.J. de Urquiza» de esa localidad y en este momento cursa el 3er año del secundario.

     

    Ya pasaron dos años de que Gualterio se subía al molino para enviar la atarea y ahora la cotidianidad del chico es muy distinta. El Adolescente de 15 años continúa con sus estudios presenciales y además ayuda a su familia en su tiempo libre.

    “Gualterio es un chico muy bueno, sigue estudiando y está en la escuela internado, por lo que vuelve a su casa los fines de semana”, contó uno de sus profesores, Arturo Humberto Barhich, al destacar que el joven es “muy aplicado y solidario”.

     

    Ayuda a su familia en el campo

    El adolescente cuando no está en clases o haciendo actividades escolares, ayuda mucho a su familia con los quehaceres diarios del campo y tiene un interés particular por la apicultura ya que su padrastro tiene colmenas de abeja y él chico muy curioso y con ganas de aprender con el tiempo fue adquiriendo destrezas y conocimientos sobre la apicultura.

     

    En la actualidad, Gualterio con ayuda de su mamá y su padrastro tiene ocho cajones de abejas a los que cuida minuciosamente y obtiene miel. Según contó su mamá, “cuando se conoció la historia del molino una ONG Ecolabbe de Córdoba le brindó un curso online de iniciación apícola.

     

    “Luego empezamos a tender las abejas entre los tres y ahora tenemos ocho colmenas y utilizamos la miel para consumo”, relató la mamá.
    Gualterio en todo este tiempo fue sorteando diversas dificultades y siempre apostó al progreso a través del esfuerzo.

     

     

    Maratones

    En su tiempo libre Gualterio también disfruta mucho del deporte y desde hace unos cuatro años corre maratones. “En 2018 se inscribió por primera vez a una carrera y salió ganador, luego de ahí se motivó y fue así que comenzamos a llevarlo a las maratones cercanas obteniendo las mayorías de las veces muy buenos resultados para su corta edad”, manifestó su madre muy orgullosa y señaló que con tiempo toda la familia se sumó a esta práctica deportiva.

     

    La antena le cambió la vida

    Tras conocerse la historia de Gualterio, muchas empresas, instituciones y hasta a personalidades famosas se contactaron para ayudar a la familia. Tal es así que, para la navidad del 2020, la empresa de Martín Iribarren, con altruismo decidió llevar la señal y luego conseguir la financiación para colocar una antena y así el joven pudo tener internet. Además, le obsequiaron una notebook y un celular.

     

    “También recibió una guitarra por parte del Chaqueño Palavecino quien se conmovio con la historia de Gualterio y las ganas de superarse”, había informado el profesor.

    Gualterio aprovecha al máximo la conectividad que tiene en su hogar realiza diversos cursos online, “se capacitó en apicultura y también aprede muchas cosas a través de videos”, manifestó su mamá.