El futuro de Messi sin Champions: abrochar la liga francesa y una agenda ajustada hacia Qatar

    Mar 10, 2022

    Lionel Messi afrontará los últimos meses de su primera temporada en París Saint Germain (PSG) con el único objetivo de cerrar cuanto antes el título de la Liga 1 francesa y después de un breve receso, asumirá un calendario apretado antes del Mundial de Qatar 2022.

    A tres meses de cumplir 35 años y con contrato hasta mediados de 2023, el siete veces mejor jugador del Mundo no pudo cumplir con el máximo objetivo de su primera temporada en París Saint Germain y sufrió una nueva frustración personal en la Liga de Campeones de Europa.

    El argentino es el segundo goleador histórico de la Champions con 125 goles (15 menos que Cristiano Ronaldo) pero desde la temporada 2014/15 que no llega hasta la final del torneo más importante a nivel clubes. Luego de dolorosas eliminaciones con Barcelona, Messi llegó a París con el objetivo central de volver a levantar la «Orejona».

    Si bien desde un principio el ganador de cuatro Champions avisó que el camino no sería fácil, el contexto parecía favorable por el armado de un equipo plagado de figuras. En el último verano europeo, Messi llegó al poderoso club francés junto al español Sergio Ramos y arquero italiano Gianluigi Donnarumma, flamante campeón de la Eurocopa.

    El lateral derecho Achraf Hakimi, campeón de Italia con Inter y el mediocampista Georginio Wijnaldum, capitán del seleccionado neerlandés completaron el plantel de estrellas que ya tenía a Kylian Mbappé, Neymar, Marco Verratti y los argentinos Ángel Di María, Leandro Paredes y Mauro Icardi.

    La dolorosa e increíble derrota del miércoles en el estadio Santiago Bernabéu dejó al equipo de Mauricio Pochettino con un final de temporada sin grandes motivaciones pero con la obligación de conquistar la Liga 1 de Francia. Aún sin brillar, PSG le sacó 13 puntos de ventaja a su escolta Niza cuando restan once fechas para el final y 20 a Lille, el equipo que le arrebató el título en la pasada temporada.

    La presión de conquistar el título también creció luego de perder las otras dos oportunidades de sumar trofeos en la temporada: derrota en la final de la Supercopa francesa ante Lille, en agosto, y eliminación temprana en la Copa de Francia, a fines de enero.

    El próximo domingo, PSG recibirá a Burdeos en el estadio Parque de los Príncipes de la capital francesa y allí se espera una furiosa reacción del público que ya demostró su enojo durante uno de los últimos partidos como local. «Dirigentes irrespetuosos, jugadores sin ganas, camisetas sin nuestros colores: el único triplete del PSG este año», decía una de las banderas que colgaron los «ultras» parisinos.