Detuvieron a un colombiano que robaba datos de tarjetas en cajeros automáticos

May 17, 2022

Un hombre de nacionalidad colombiana fue detenido el fin de semana por robar dinero de cajeros automáticos de la ciudad de Rosario y Santa Fe a partir de la sustracción de datos de una forma singular. Una minúscula cámara, camuflada en un plástico que simulaba ser parte del cajero automático, le permitía al delincuente conocer la clave de seguridad que colocaban las personas; Y otro dispositivo, escondido en la ranura donde ingresa la tarjeta, copiaba los datos de la banda magnética que llevan los plásticos. Con estas dos herramientas, el delincuente llevaba a cabo el ardid delictivo.

Las denuncias realizadas por los usuarios estafados y el seguimiento de las operaciones que realizaba el delincuente provocaron su caída.

El sujeto, mediante estos dos dispositivos electrónicos tomaba los datos de las tarjetas de débito y crédito en el momento en que las personas ingresaban a los cajeros a extraer dinero o realizar alguna operación.

Luego, el hombre vinculaba esos datos a otra tarjeta, que no estaban relacionado con algún banco para no levantar sospechas (como por ejemplo la Sube) y extraía dinero. Estiman que el delincuente, que ahora se encuentra a disposición de la justicia, logró hacerse de una suma cercana a los 4000 mil pesos.

 

Rodrigo Alvarez, jefe de la sección Cibercrimen de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), afirmó que la «investigación la llevó adelante el departamento operativo de Santa Fe y luego, en colaboración con personal de Rosario, se lo logra detener allá».

Aclaró que «el lector de banda magnéticas no clona la tarjeta, sino que almacena datos del propietario o titular de la tarjeta: nombre, apellido, DNI, entidad bancaria, y los 16 dígitos que están impresos en el frente».

Explicó con respecto al accionar del delincuente: «Lo que se pudo determinar a partir de los elementos secuestrados es que esta persona lo que hacía era copiar esos datos en bandas magnéticas de tarjeas Sube o de salones de juegos, como Playland». Son plásticos que también tienen una banda magnética y en caso de ser detenido, sin pruebas, el hombre no levantaba sospecha al presentar dichos plásticos.

Advirtió que la tecnología que utilizaba el sujeto para robar se «encuentra al alcance de cualquier persona», algo que consideró «lamentable». Detalló que «la investigación se inicia a partir de la denuncia de víctimas y luego, en colaboración con Red Link, es quien hace la trazabilidad de las operaciones de esta persona, en base a la tarjeta denunciada. Entonces, lo que siguen son los movimientos de las tarjetas denunciadas. Es como logran determinar en qué cajero estaba, sucursal; luego, con las cámaras del banco, las del 911 y municipio, se logra determinar la trayectoria de esta persona».

Indicó con relación a este tipo de delito que a nivel mundial decreció, «sobre todo en Europa, cuando los bancos comenzaron a implementar los chips en las tarjetas, sacando la banda magnética; tecnología que en Latinoamérica llegó hace unos 7 años, pero que de igual manera se siguen emitiendo tarjetas con chip y banda magnética».

Advirtió que el chip es inviolable, hasta ahora no se rompió la barrera de seguridad. El tema está en que el Banco Central le tienen que pedir a todos los bancos y emisores de tarjetas que hagan esa inversión, cosa que no se está haciendo. En tanto, «las empresas deberían cambiar todos aparatos de cobro que hay en el país para que permite el pago con tarjetas que tienen chip».

«Todavía no se sabe la cantidad de personas que fueron estafadas. Seguramente, en el proceso de investigación (a cargo de la fiscal Laura Urquiza) van a seguir apareciendo nuevas víctimas que tal vez notaron un movimiento irregular en su cuenta o en caso de las tarjetas de crédito, aun no lo vieron reflejado», dijo a LT8.