Condenan a perpetua a una abogada como una de las autoras de un doble crimen

May 18, 2022

El Tribunal Oral Federal (TOF) 8 consideró a Julieta Estefanía Bonanno (33) coautora de los «homicidios doblemente agravados por el uso de arma y por haber sido cometido con alevosía», de los mexicanos Rodrigo Alexander Naged Ramírez (59) y su hijo John Alexander Naged Aguilar (30), hecho cometido el 4 de junio del 2018.

En el primer punto del dispositivo y antes de leer la condena, el TOF 8 rechazó todos los planteos de nulidad que había formulado la defensa de Bonanno, a cargo de los abogados Leopoldo Murúa y Nicolás Proz, en relación a la modalidad telemática del juicio, a la incorporación de algunos testimonios, del contenido de los celulares iPhones de la imputada y de un pendrive, y a la violación del secreto profesional.

La lectura del veredicto de este juicio, que se había iniciado hace más de un año, el pasado 2 de marzo de 2021, fue transmitida por la plataforma Zoom y los jueces María Gabriela López Iñíguez, Nicolás Toselli y Sabrina Namer anunciaron que los fundamentos de la sentencia se darán a conocer el próximo 1 de agosto.

Más temprano, en horas del mediodía, la imputada aceptó dirigir unas últimas palabras ante los miembros del TOF 8.

«Me hubiera gustado decir las últimas palabras antes del veredicto, que entiendo que va a ser hoy. Yo lo único que quiero aclarar es que el Estado no puede cometer delitos con el afán de obtener un resultado, una sentencia», dijo la abogada acusada de haber sido coautora de los asesinatos de los mexicanos Naged Ramírez y su hijo John.

Luego, Bonanno se refirió a una serie de peritajes que la incriminaron en el expediente como el análisis de sus teléfonos celulares y los análisis que detectaron presencia de pólvora en una de sus manos y unos pantalones secuestrados en su casa.

«Llevar los teléfonos a Estados Unidos, la pericia de los pantalones que claramente está adulterada, como la pericia de la pólvora en la mano. No creo que se tendrían que permitir todas esas cuestiones. Otras cosa no tengo para decir, le agradezco», concluyó la imputada.

La condena coincide en la pena y en la calificación penal, con lo que ya había pedido en su alegato el Ministerio Público Fiscal, representado en este juicio por el fiscal Marcelo Colombo y el auxiliar fiscal Miguel Yivoff.

 

Según la investigación avalada hoy por este fallo, este doble crimen está relacionado con la operación «Bobinas Blancas», la causa por el intento de contrabando de dos toneladas de cocaína descubierto en 2017, y la bautizada «narcoabogada» fue condenada como coautora porque hay al menos otro implicado que fue el sicario que Bonanno dejó ingresar al departamento de las víctimas y que nunca pudo ser identificado ni atrapado.

Naged Ramírez y su hijo fueron asesinados a balazos el lunes 4 de junio del 2018 por la noche en el departamento que alquilaban en el 10mo. piso «D» de la avenida Cabildo 2659 del barrio porteño de Belgrano.

El mexicano había estado preso en el marco de la narcocausa «Bobinas Blancas» hasta el 15 de marzo de ese mismo año, cuando la justicia ordenó su libertad y se analizaba si estaba en capacidad de seguir el proceso por las secuelas que dejó en el imputado un ACV que sufrió cuando estuvo detenido en el penal de Ezeiza.

Precisamente, la abogada Bonanno era quien lo asistía como defensora en el marco de esa investigación.

Bonanno fue detenida unos días después del hallazgo de los cadáveres a raíz de las contradicciones en su declaración y tras analizar una serie de videos, entre ellos el de la entrada al edificio de la avenida Cabildo que alquilaban las víctimas.

En esas imágenes se observaba que la letrada llegó a la puerta del edificio y tocó timbre a las 21.40 y pocos segundos después se acercó el presunto sicario vestido con un jean y un buzo con capucha y se ubicó detrás de ella.

A los investigadores les llamó la atención que mientras esperaba en la puerta, la abogada en ningún momento giró su vista para ver al hombre que tenía detrás suyo, como si supiera que estaba allí.

La abogada le dijo a la Policía de la Ciudad que permaneció reunida con Naged Ramírez y su hijo y cuando le abrieron la puerta para que se retire, apareció el sicario en el palier, quien los amenazó con un arma y los obligó a ingresar al departamento.

Luego, el sicario la obligó a maniatar a las víctimas y la encerró a ella en el lavadero, tras lo cual asesinó al mexicano y a su hijo de un balazo calibre 9 milímetros cada uno en la cabeza.

En la escena del crimen, la policía secuestró tres vainas servidas y un cuchillo ensangrentado.