Una mujer de 28 años murió mientras se entrenaba en el gimnasio

Dic 7, 2022

Una mujer de 28 años murió mientras realizaba ejercicio físico en un gimnasio. En medio de una clase, la joven se desplomó y falleció en el acto. Según reportes, habría sufrido muerte súbita.

 

 

Las duras imágenes fueron captadas por una cámara de seguridad del club y allí se advierte cómo la mujer cae sin reacción al piso. En ese momento, fue asistida por otras compañeras y trasladada de urgencia a un centro médico local, pero allí ingresó sin signos vitales.

 

 

Betsy Dayana Jaramillo Ramírez, una mujer ecuatoriana de 28 años. se ejercitaba en forma habitual en un gimnasio de la ciudad de Santa Rosa, en Ecuador.

 

 

La muerte se produjo el 29 de noviembre y recién ahora se viralizó en las redes sociales.

 

 

La actividad de alta intensidad física implica la combinación de ejercicios de fuerza y potencia en poco tiempo y requiere supervisión y controles. Antes de realizar esta práctica es necesario, de mínima, hacerse un chequeo médico que consiste en una examen físico y un electrocardiograma.

 

 

Además, de acuerdo a la edad de la persona, es necesario realizarse también una ergometría. Los gimnasios están obligados a pedir un certificado de aptitud para realizar actividad física, pero no siempre se cumple.

 

 

Según datos de la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC), la muerte súbita representa la mitad de las muertes cardiovasculares y el 25% del total de las muertes en adultos. Cerca de la mitad de las veces puede ocurrir en personas sin enfermedad cardíaca conocida, como expresión de un primer episodio.

 

 

Qué es la muerte súbita
La muerte súbita es un paro cardíaco que se produce inesperadamente y de forma repentina en personas que aparentemente gozan de un buen estado de salud. El paro se produce abruptamente, y en el caso de no recibir atención médica inmediata, concluye con la muerte de la persona.

No existe una forma posible de prevenir o controlar la muerte súbita, ya que se produce inesperadamente.

Como tal, la muerte súbita no muestra síntomas previos en aquellos que la padecen. No obstante, sí existen signos que pueden ayudar a identificarla rápidamente:

–Pérdida de conocimiento

–Ausencia de respuesta ante estímulos

–Pérdida del tono habitual de la piel, que se vuelve azul violáceo