Saltó a un balcón vecino de un quinto piso para rescatar a un bebé

Abr 6, 2022

El héroe relató: «No iba a quedarme de brazos cruzados. La criatura se podía haber caído tranquilamente», aseguró encargado del edificio, quien no se lo pensó dos veces para cruzar y evitar que ocurriera un accidente”.

 

Una transeúnte que se percató del peligro que corría el pequeño —que caminaba en pañales de un lado al otro— alertó al hombre, quien de inmediato subió y tocó la puerta del departamento donde vivía. Al no obtener respuesta, se acercó al hogar del vecino, explicó la situación y desde su balcón decidió saltar al contiguo, contó esa persona, identificada como Alejandro, al canal Todo Noticias.

 

Las persianas del inmueble no estaban del todo cerradas y Alejandro pudo levantarlas e ingresar junto con el pequeño. Hizo ruido para saber si alguien se encontraba allí hasta que descubrió que, aparentemente, los padres se habían quedado dormidos. «Según lo que me dijo [el padre], fue un descuido que tuvieron (…) Le comenté que la criatura estaba del lado de afuera y casi se cae (…) No podía creer lo que estaba pasando», cuenta.

 

Las persianas del inmueble no estaban del todo cerradas y Alejandro pudo levantarlas e ingresar junto con el pequeño. Hizo ruido para saber si alguien se encontraba allí hasta que descubrió que, aparentemente, los padres se habían quedado dormidos. «Según lo que me dijo [el padre], fue un descuido que tuvieron (…) Le comenté que la criatura estaba del lado de afuera y casi se cae (…) No podía creer lo que estaba pasando», afirmó.

Alejandro afirma que, aunque los vecinos habían llamado a la Policía y le insistieron en esperar y no poner en peligro su vida, él no se lo pensó ni un segundo y cruzó por miedo a que el menor trepara el enrejado del balcón. Asimismo, señaló que desde el día del incidente no ha podido comunicarse con la familia de niño porque no le han respondido a la puerta y ni siquiera se lo agradecieron.

Alejandro afirma que, aunque los vecinos habían llamado a la Policía y le insistieron en esperar y no poner en peligro su vida, él no se lo pensó ni un segundo y cruzó por miedo a que el menor trepara el enrejado del balcón.