Recapturaron al presidiario que escapó de la cárcel vestido de mujer

Mar 17, 2022

En octubre de 2006, el delincuente Pablo Morales Montenegro encabezó un operativo digno de «Misión Imposible». El reo, que se encontraba preso en un penal de Río Negro bajo una condena de siete años por falsificación, aprovechó una visita para conseguir las herramientas de su fuga. Fue así que, camuflado con una peluca sintética, vestido y rubor, evadió a los guardias y escapó de la prisión.

 

 

16 años después, Montenegro volvió a ser noticia por haber vuelto a evadir la custodia policial, gracias a un noveno escape (esta vez sin peluca) realizado en octubre del 2021. El experto en fugas fue recapturado este miércoles por personal de la División de Búsqueda e Investigación de la policía de Mendoza, en la localidad de Las Heras, según informaron a Télam fuentes policiales.

 

 

Los operativos ubicaron a Montenegro en una vivienda a siete kilómetros de la capital provincial, ubicada en la calle Manuel Sáenz al 1500, sindicado como el lugar en que estaba oculto el fugado. En este contexto, la policía ingreso a la vivienda con una orden de allanamiento y en su interior encontraron varias personas, una de ellas el hombre buscado por la justicia.

 

 

El detenido fue trasladado a una comisaria de la zona y quedó a disposición de la justicia, pero al observar su historial vale preguntarse por cuánto tiempo permanecerá tras las rejas.

 

 

 

Maestro de las fugas

Montenegro cobró notoriedad entre los servicios de seguridad luego de su escape el 6 de octubre de 2006, que realizó junto a un cómplice a los 29 años de edad. En esa oportunidad, logró evadir los controles carcelarios junto a otro interno y la situación sorprendió a las autoridades, ya que tenía buena conducta.

El experto en escapes fue recapturado y trasladado a Mendoza, donde intentó repetir la maniobra, pero fue recapturado. Años más tarde, en octubre de 2013, fue sindicado como uno de los ideólogos del túnel de 32 metros que se detectó en el Penal II de General Roca, evitando una fuga masiva de presos. Por eso, Morales fue trasladado a Penal I de Viedma.

Pero Montenegro volvería a evadir su condena, que ya llegaba a los 16 años, cuando logró fugarse en enero de 2014. Luego de idas y vueltas con los uniformados de múltiples provincias, Montenegro cayó en el penal viedmense para cumplir dos condenas firmes por hechos sucedidos en General Roca y Bariloche. Algunos de esos delitos son robos agravados a mano armada.

El 13 de octubre de 2021, Montenegro realizó su más reciente escape, logrando escapar del establecimiento carcelario con ayuda del exterior en forma de un cómplice que lo esperó en una moto blanca fuera del penal para realizar su huida.