Piden enviar a juicio a paranaense señalado como proveedor de droga en la región

May 29, 2022

El fiscal federal de Santa Fe Walter Rodríguez pidió enviar a juicio al paranaense Germán Exequiel Velázquez, señalado como uno de los proveedores de droga más importantes de la región, procesado por un cargamento de casi 150 kilos de marihuana que le consiguió a su socio rosarino, radicado en la vecina capital, en 2018. Además, solicitó el embargo de tres viviendas y un vehículo de alta gama.

Velázquez, de 37 años, se encuentra detenido en la cárcel de Paraná terminando de cumplir una condena por un asalto a una heladería a fines de 2013. En aquella época era ladrón y tiratiros recientemente regresado de la ciudad de Rosario, donde había comenzado una guerra narco que hoy no encuentra límites. Cultor de un perfil bajo y con una inteligencia superior a la media, según los informes de sus expedientes, se erigió en uno de los principales proveedores de drogas de la región. En 2019 se fugó tras la caída de su socio, el empresario rosarino Luis Paz, por aquel cargamento de marihuana que Velázquez le habría conseguido. Cansado de la vida de prófugo se entregó en 2021.

Ahora, la Fiscalía Federal de Santa Fe pidió enviarlo a juicio por aquella causa pendiente.

“Sostuve que Luis Alberto Paz encabezó una estructura jerárquica caracterizada por la división de funciones y alternancia de algunos de sus miembros ejecutores, creada con el fin de traficar material estupefaciente desde tiempo relativamente indeterminado, pero que registra indicadores iniciales a partir del año 2012 y prolongado hasta el 10 de diciembre de 2018 (fecha en la cual se produjo su detención)”, manifestó el fiscal.

En el marco de las investigaciones que llevaban adelante distintas fuerzas a esta banda narco, surgió la operación por la cual terminó condenado Paz junto a otros cómplices, y procesado Velázquez, con un rol preponderante.

“Le atribuyo a Germán Exequiel Velázquez haber intervenido personalmente el día 12 de noviembre de 2018 en un acto de comercio de estupefacientes realizado por parte de la organización liderada por Luis Alberto Paz en la reunión mantenida con el nombrado y personas actualmente no identificadas en la estación de servicios de la firma Axion Energy Argentina, situada frente al complejo Walmart de la ciudad de Santa Fe, proveyendo el material ilícito que en todo o en parte fue secuestrado el día 11 de diciembre de ese mismo año en el interior de una camioneta Peugeot Boxer, estacionada en calle Antonia Godoy al 4500 de la ciudad de Santa Fe, oportunidad en la cual se hallaron 146,8 kilogramos de marihuana, sustancia que se encontraba bajo el poder de disposición de Paz y de Andrés Fernando Canteli”.

Los que participaron de aquella reunión en la estación de servicios ubicada a la vera de la ruta nacional 168 quedaron registrados por los videos de las cámaras de seguridad del shop.

Una prueba sustancial en la causa es el registro de las antenas de telefonía celular que marcan la presencia de Velázquez en el noreste argentino, lo cual se considera como un viaje de negocios para conseguir la droga que tenía encargada, en los lugares más sensibles del ingreso de marihuana al país. Quienes lo han investigado conocen de sus contactos en el norte argentino y también en Paraguay.

En la investigación también se desarrollaron escuchas telefónicas, y se solicitaron planillas de entrecruzamiento de llamadas entre las personas involucradas. Del análisis de esas pruebas, se logró establecer el grupo de personas con quienes se relacionaba social y económicamente Luis Paz: Andrés Canteli (un arquitecto santafesino); Germán Velázquez (a quien llamaban Ger), su pareja, su hermano, entre otros.

El juez federal que procesó al paranaense, Marcelo Balaique, sostuvo: “Fuera del círculo íntimo, Paz ha mantenido un vínculo permanente con Velázquez, quien sería la línea de provisión de estupefaciente”.

El celular de la mujer de Germán estaba intervenido y así se pudieron registrar conversaciones elocuentes a la actividad narco. Por ejemplo, una del 14 de septiembre de 2018 donde Velázquez habla con un “NN Colo”, donde pautaban una reunión para el día siguiente, en razón de inconvenientes que hubo por la calidad de un cargamento de droga que se envió hacia Rosario.

Cabe recordar, como ha publicado UNO, que Velázquez se entregó el año pasado, resignado a ser condenado en Santa Fe. En la indagatoria se defendió. Explicó que su vínculo con Paz es porque era amigo de su hijo, que fue asesinado a fines de 2012, y por lo tanto es padrino de su nieta. Y negó cualquier vínculo comercial con los demás implicados.

Asimismo argumentó que él no es narco sino vendedor de celulares. Y lo explicó con el hecho de que al momento del allanamiento a su domicilio de calle Pellegrini 405 de Paraná, la Policía encontró una docena de teléfonos.

Y, sobre aquella reunión en la estación de servicios, dijo que había estado en una casa de Colastiné con unos amigos, y se dirigió a ese sitio a comprar alimentos al Walmart. Pasó a cargar nafta y se dio un encuentro casual con Paz, y además entre su acompañante y el hombre que se encontraba en una combi en la cual estaban otros implicados en la operación narco.

Ahora, el juez federal de Santa Fe deberá resolver la remisión de la causa a juicio. Habrá que ver si Velázquez va a un debate a defenderse o si opta por un acuerdo de juicio abreviado.

 

Una historia que conduce al inicio de la guerra narco en Rosario

El fiscal Rodríguez contextualizó su pedido de remisión de la causa a juicio con la historia de la guerra narco desatada en Rosario hace una década, en la cual Velázquez ocupó un lugar clave en la vereda de enfrente de la banda Los Monos.

Se remontó al 8 de septiembre de 2012, cuando fue asesinado Martín Fantasma Paz en la ciudad de Rosario, hecho por el cual, ocho meses después, fue acribillado en Gálvez Claudio Pájaro Cantero, crimen que desató una ola homicida en la Cuna de la Bandera que hasta hoy sigue dejando estadísticas espeluznantes.

En el expediente por el homicidio de Cantero se mencionó a Velázquez como uno de los posibles partícipes. Él fue detenido en Santo Tomé en 2013, junto a quien fue juzgado y absuelto por aquel crimen, el sicario Milton Damario, pero en breve quedó libre y sin cargos.

Asimismo, el fiscal citó una nota del diario La Nación, del periodista Germán De Los Santos (coautor del libro Los Monos), en la cual se refiere que Velázquez integraba el clan Bassi en Rosario, vinculado al grupo de la familia Paz, y luego del homicidio del Fantasma se radicaron en Santa Fe para distanciarse del territorio donde la cabeza de Luis Paz tenía precio.

En ese momento, Velázquez regresó a Paraná, donde cayó preso por un asalto, y al salir en libertad en poco tiempo se convirtió en un proveedor de drogas.

Cabe recordar que Velázquez tejió fuertes vínculos con José Roberto Sterz, un viejo actor del mercado de drogas entrerriano, y también con el famoso Cepillo, del barrio Pancho Ramírez.

 

Fuente: Diario UNO