Joven de Rosario del Tala tras un accidente expresó: «Volví a nacer»

    Jul 12, 2022

    Jerónimo Panizza es un entrerriano oriundo de Rosario del Tala quien el 1º de abril protagonizó un violento despiste con su auto sobre la ruta provincial 39. El joven de 21 años estuvo al borde de la muerte, pasó 20 días internado en coma, y a tres meses del tremendo accidente logró salir adelante y recuperarse. “Fue traumático”, aseguró en comunicación y dejó un mensaje de reflexión dirigido a otros automovilistas.

     

    Panizza aseguró que no recuerda cómo fue el accidente. “Trabajé ese día a la mañana, desde las 7, al mediodía regresé a casa, descansé una hora y después fui a ver un partido de básquet; pasé por Uruguay y mi idea era llegar a Tala, pero nunca llegué”, sintetizó en relación al siniestro. “Supongo que me debo haber dormido”, reconoció.

     

     

     

    Según pudo saber EntreRíosYA de lo informado por Elonce, un automóvil VW Gol Trend que conducía impacto contra dos columnas de alta tensión en el ingreso a la localidad de Estación Herrera. “Toqué la banquina y debo haber pegado el volantazo, arranqué un palo de luz de cemento y ahí quedé”, comentó el muchacho.

     

    “Volví a nacer”, sentenció. “Porque después que choqué, a los diez minutos llegó un policía y yo no tenía signos vitales; casi me daban por muerto. Pero enseguida empezaron a rehabilitarme y pude volver a nacer”, destacó.

     

     

    Tras el siniestro, el joven fue trasladado al hospital de Concepción del Uruguay, donde estuvo 20 días en terapia, diez días en internación en sala común y luego continuó su recuperación en la localidad santafesina de San Jerónimo, durante un mes aproximadamente.

     

    “Mi motivación principal era volver a caminar, porque cuando me fui de Uruguay no podía ni mantenerme parado. Fueron 20 días en sillas de ruedas, otros diez días con andador y así hasta que tomé coraje y aprendí a caminar”, comentó. En la oportunidad, Panizza agradeció a los médicos y a su familia, que lo acompañó durante el proceso de recuperación.

     

    Mientras el joven estuvo internado, en Rosario del Tala se replicaron los pedidos de oración por su pronta recuperación. “Soy dueño de una carnicería, estoy todo el día en el trabajo y la gente me para en la calle y me felicita porque estoy bien, están todos chochos”, contó entre risas e hizo extensivo el agradecimiento a todos los que pidieron por su salud.