El mundo se enfrenta a un brote de hepatitis “de origen desconocido”, advierte la OMS

    Jul 29, 2022

    La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que el mundo se enfrenta a un brote de hepatitis «de origen desconocido» que afecta a los niños y que no parece coincidir con ninguno de los cinco tipos conocidos hasta ahora.

    El anuncio de la agencia sanitaria, que coincidió con el Día Mundial de la Hepatitis, destaca que el actual repunte pone de relieve «las miles de infecciones víricas agudas de la enfermedad que se producen anualmente entre niños, adolescentes y adultos».

    La OMS dijo en una publicación oficial que «trabaja codo a codo con los científicos y los responsables políticos de los países afectados para tratar de comprender la causa de esta infección, que no parece coincidir con ninguno de los cinco tipos conocidos de hepatitis: la A, la B, la C, la D y la E».

    Pese a disponer de una amplia información y herramientas necesarias para diagnosticar, tratar y prevenir las hepatitis víricas crónicas a nivel global, estos servicios suelen estar fuera del alcance de las comunidades y a veces sólo están disponibles en hospitales centrales o especializados, indicó la OMS.

    El máximo responsable de la agencia sanitaria, Tedros Adhanom Gebreyesus, advirtió en su mensaje por la efeméride que «para lograr la máxima eficacia, la vigilancia de las hepatitis debe prestarse a nivel comunitario mediante un sistema de atención primaria de salud eficaz e integrado con otros servicios de salud que aborden toda la gama de necesidades sanitarias».

    A modo de ejemplo, las complicaciones por infecciones agudas de las hepatitis A a la E causaron en 2019 unas 78.000 muertes en todo el mundo.

    En paralelo, las iniciativas mundiales de combate a la enfermedad priorizan la eliminación de las infecciones por hepatitis B, C y D.

    A diferencia de las hepatitis virales agudas, estas tres últimas variedades causan hepatitis crónicas que duran varias décadas y que provocan más de un millón de muertes al año por cirrosis y cáncer de hígado. Además, son responsables de más del 95% de las muertes por hepatitis.

    «Cada 30 segundos, muere una persona por causas relacionadas con la hepatitis, como la insuficiencia hepática, la cirrosis y el cáncer», afirmó Tedros, que recordó que cerca del 80% de las personas que viven con la enfermedad no tienen acceso a atención médica o no pueden pagar su tratamiento.

    Para eliminar la hepatitis en el año 2030, la agencia sanitaria de la ONU pidió a los países que alcancen cuatro objetivos específicos: reducir en un 90% las nuevas infecciones por las hepatitis B y C, disminuir en un 65% las muertes por cirrosis y cáncer de hígado, diagnosticar al menos el 90% de los casos de hepatitis B y C y tratar al menos al 80% de las personas que reúnen los requisitos para ello.

    «La baja cobertura de pruebas y tratamientos es la carencia más importante que hay que resolver para alcanzar los objetivos mundiales de erradicación para 2030», según la OMS.