Cayó la baranda de un boliche en Concordia y dos chicas sufrieron cortes en sus cabezas

May 17, 2022

Dos mujeres resultaron con cortes y lesiones en sus cabezas tras la caída de un acrílico de policarbonato que provenía desde el sector VIP de la discoteca Costa Chaval Club de Concordia; el hecho ocurrió en la madrugada de este domingo, cuando el local bailable que reabría sus puertas.

“De estar paradas mirando a la gente a las 3 de la mañana con mi amiga, de un segundo al otro, me encontré arrodillada en el piso”, contó a ElSol Silvina Moll, una de las chicas afectadas. “Y en la misma caída se me estalló la pantalla del teléfono porque justo lo tenía en la mano por si queríamos sacar fotos”, agregó.

“Me encontré de repente en el piso y sentía que se me daba vueltas todo. Hasta ahora siento esa sensación. De fondo escuchaba a mi amiga que me gritaba ‘Silvina, ayúdame. Ayudame, por favor’. En ese momento yo la escuchaba a ella, pero se me movía tanto todo que no sabía cómo hacer. En un momento levanté la mirada y la seguía escuchando a ella que seguía a los gritos”, rememoró la joven afectada, como si todavía estuviera presente en el lugar.

Y continuó: «Cuando levanté la mirada lo primero que vi fue que había un grupo de personas que estaba levantando una especie de baranda; eran como unos hierros que formaban un rectángulo, similar a los que tienen los balcones, y en el medio había como una especie de policarbonato».

«Cuando la miré, ella me dice ‘Silvina ayúdame por favor, mi cabeza me sangra’, entonces la miro bien y sí, desde la frente hasta el pecho le chorreaba la sangre. Ahí yo me toco mi cabeza, aunque no sentía ni dolor ni nada porque estaba como en otra, y me quedó la mano llena de sangre, me bajó la presión y creo que no me desmayé porque ella me tironeó para irnos”, detalló.

La joven contó que salió del boliche junto a un primo; un personal de seguridad del local bailable les abrió paso para que llegaran a la salida, mientras esperaban la llegada de la ambulancia. Una vez en el hospital Felipe Heras, les realizaron las primeras curaciones y un neurocirujano que justo estaba de guardia atendió a la chica que tenía una herida de mayor gravedad. “Mi amiga tiene un corte con forma de herradura, son 15 centímetros aproximadamente de longitud”, aseguró Moll al recordar que “era como una especie de ‘capita’ del cuero cabelludo y se le veía el cráneo”.

Después de ser suturadas, ambas jóvenes fueron derivadas al hospital Masvernat para una tomografía. “Nos dijeron que no teníamos nada y a mi amiga le pusieron un inyectable para el dolor. Luego nos fuimos. Los médicos nos dijeron que podíamos estar bien hoy, y que los estudios den buenos resultados, pero que en tres o seis meses podríamos tener secuelas como pérdida de visión o epilepsia. Un montón de cosas horribles que ese es mi miedo hoy», reveló asustada.

 

Moll destacó la buena predisposición de los dueños del boliche en el que ocurrió el accidente. “Nos pidieron disculpas de lo sucedido y recalcaron en todo momento que estaban a total disposición de lo que necesitara. Además, dijeron que después de la reunión iban a ir al Seguro para que se hagan cargo del accidente”, indicó. En ese sentido, solicitó a quienes hayan registrado el momento del hecho, que le faciliten los videos a los fines de determinar “si la estructura cayó porque estaba mal puesta o porque alguien la tiró”.

Fuente: El Sol