Afirman que niño fue raptado por el Pombero: el escalofriante relato de la madre

Abr 7, 2022

La historia tiene ribetes de todo tipo, y mezcla el mito, las creencias y los mensajes de quienes tienen fe. Hay un poco de todo. Para comenzar, vale recordar el final: Sebastián, de 3 años, hoy, está en su casa de Berón de Astrada, en la provincia de Corrientes, pero ayer, se vivió una situación complicada y provocó momentos de zozobra en el pueblo.

 

Sobre cómo fue el hecho, Mariela, la madre del pequeño describió: «ayer a la mañana, mi hijo se levantó, no tuvo clases de jardín porque la maestra nos avisó que no iba a haber clases».

 

«Mi hijo se levanta, se pone una capuchita del Capitán América, y mi hermana viene hacia mi casa, porque estaba de franco de la Policía, y me dice que estaba yendo hacia lo de mi otra hermana, Yanina, que vive cerca, era temprano todavía», relató la mujer.

 

A su vez, Mariela, contó: «cuando me fui a buscarle, no estaba, mi hermana abre la puerta y me preguntó qué pasó y le dije que le estaba buscando a mi hijo, pegué la vuela a la manzana, busqué en las casas aledañas y no lo encontré y me empecé a desesperar».

 

“Muy lejos de la casa”

Pero en el medio de tanta alegría, se entremezclan la preocupación y el misticismo, ya que atribuyen a que el pequeño fue llevado por el ser conocido como «El Pombero» y fue rescatado de una laguna, a casi tres kilómetros de distancia de la casa.

La mamá del pequeño (Mariela) contó: «en un descuido llegó a la laguna. Entró al agua y solo se veían sus manitos. Su mascota, un perro que se crió con él y se llama Morocho, no dejó de ladrar para contar lo que pasaba».

Además, la madre del pequeño, manifestó: «es muy lejos la laguna desde mi casa, no puede él solito ir caminando, no conoce y no va a llegar, hay varios alambrados que tiene que cruzar».

 

El rescate

La otra protagonista de la historia es Gladys, quien salvó al pequeño. Sobre su participación en el hecho, manifestó: «fue algo muy sorprendente, fue un día de terror, quedé shockeada».
«Cuando salí del campo recién lo vi al nene, sus dos manitos, me re asusté, no podía creer, el perro ladraba, llamé a un amigo y que avise a los Bomberos Voluntarios, tiré mi celular, y me fui a la laguna, le quise sacar pero es como que algo le sostenía hacia abajo, pero hice fuerzas, le levanté, y él temblaba, le pregunté quién era su mamá me dijo Mariela y me di cuenta quién era él», contó a RadioDos.
Y agregó «el perro ladraba, era como que quería salvarle a él, había un perro negro y otro marrón, el perro marrón desapareció y quedó el negro».
Luego de casi dos horas desesperadas, la Policía recibió un llamado de que el nene había sido rescatado del interior de una laguna.

 

 

“Lo raptó el Pomberito»

«Él nunca se fue muy lejos de casa. No conoce el monte. Caminó casi tres kilómetros, atravesó siete alambrados y dos montes para llegar allí. Encontramos huellas en zigzag en el monte y esto no es natural. Nosotros estamos seguros que a Sebastián lo raptó el «Pomberito». Esta no es la primera vez que un chico se pierde y es encontrado lejos da en aquella zona», relató Mariela deslizando una hipótesis en toda esta historia que, para muchos, su caso no es sencillo de digerir como real; pero que en el interior está muy arraigado en las creencias populares.

 

“Un mal espíritu le llevó”

Mariela contó: «soy creyente y mi única explicación es que un mal espíritu le llevó, porque él solo no pudo haber llegado tan lejos, porque después de que le revisó el médico, una vez que le trajimos a mi casa, el doctor me dijo que le dé un bañito con agua tibia, y después le contó a su nana que fue a buscarle al Capitán América, a la laguna y que morocho no le dejaba entrar».

Tras su rescate, el niño volvió a casa, logró dormir la siesta y cuando se despertó mientras tomaba su merienda, le contó a su mamá que había ido a rescatar al «Capitán América».
A Sebastián lo revisó un médico del hospital local y aconsejó a la madre que le dé un baño caliente y algo de comer porque todavía lo notaban exaltado por la extraña y peligrosa experiencia que le tocó vivir. «Estamos esperando que el sacerdote venga a mi casa, y le haga una nueva bendición de bautismo. Nosotros, acá creemos que ese ser raptó a mi hijo», enfatizó Mariela.

 

“El mal existe”

«Gladis ayer se convirtió en la mujer maravilla de los superhéroes de mi hijo, le doy las gracias, mil gracias porque por ella mi hijo está vivo, jamás voy a dejar de darle las gracias», enfatizó la madre del pequeño.
Y destacó: «ella vivió momentos muy difíciles, pero lo va a superar todo, porque se merece, e suan gran mujer, con un gran corazón, y ella se merece todo lo mejor». Por último, Mariela, dijo: «ahora me quedó el miedo de perder a mi hijo y no verlo más, le pido a Dios y la Virgen que lo cuiden, y les digo al so padres que cuiden a sus hijos porque el mal existe».