Actos, marchas y reclamos en el Día del Trabajador

    May 1, 2022

    El acto por el Día del Trabajador que realizaron las organizaciones sociales que apoyan a Alberto Fernández en Buenos Aires comenzó con críticas a la interna kirchnerista y un reclamo para que dirigentes y funcionarios dejen de lado la “pelea de Palacio” y se enfoquen en “los problemas reales que están en la calle”.

    Aunque no pudieron evitar deslizar las críticas, el acto que se llevó a cabo sobre la Avenida 9 de Julio buscó darle un espaldarazo al Gobierno en una celebración que nuevamente estuvo dividida por la interna en la que vive el Frente de Todos: el kirchnerismo, con Máximo Kirchner a la cabeza, ya tuvo su acto este sábado, donde uno de los que más palos se llevó fue el ministro de Economía Martín Guzmán. La CGT tampoco participó.

    El primero en tomar la palabra este domingo en el escenario fue Gildo Onorato del Movimiento Evita. Pese a que su organización es de las que más respaldo ha brindado al Presidente, el dirigente sostuvo que tanto en el Gobierno como en el Congreso faltan trabajadores ocupando cargos, publicó Clarín.

    “Vemos por televisión esa pelea de Palacio por las sillas de forma payasesca cuando los problemas reales están en la calle, en los barrios y parece que el Congreso no se hacen cargo”, sostuvo Onorato en relación a la disputa que estalló en las últimas semanas por la conformación del Consejo de la Magistratura.

     

    Onorato planteó a su vez que “no fueron felices los días solamente por el peronismo” sino, afirmó porque “el 80% de los ministerios del compañero Perón estaban ocupados por la clase trabajadora”.

    “Los trabajadores y las trabajadoras eran protagonistas así que de una vez por todas no mientan más en nombre del peronismo. Si quieren hacer peronismo es con los trabajadores encabezando las transformaciones de la democracia en el Gobierno, en el palacio y por supuesto, en la calle”, sumó.

    «Cuando el Estado es débil pierden los humildes, por eso no nos hacemos eco de aquellos que quieren la desestabilización. Defendemos las instituciones, las investiduras que proclama la democracia. Sabemos que falta, pero no somos funcionales a debilitar al Gobierno aunque haya muchas cosas que tengamos que corregir y que vamos a pelear para que se corrijan», agregó.

    Por último, apuntó de manera directa a los funcionarios del Gobierno. “La dirigencia se ha alternado en el Gobierno nunca pudieron construir un proyecto de nación que integre al conjunto de la sociedad. Han mantenido a la crisis en nuestro pueblo, a los trabajadores, trabajadores y siempre perdemos los mismos”, indicó.

    Y concluyó: “Quizás es hora de que se den un baño de humildad, que le den paso a las nuevas generaciones y a la clase trabajadora porque queremos gobernar transformando la injusticia en derechos”.

     

    La convocatoria para este 1° de mayo fue realizada por la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) e incluye al Movimiento Evita, al Frente Popular Darío Santillán, Somos Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa (CCC).

    El epicentro es la intersección de la Avenida 9 de Julio y Avenida de Mayo, que desde el mediodía ya se encontraba lleno. Un rato antes de las 14 ya era imposible llegar al centro, con un tránsito colapsado a la altura de Entre Rios e Independencia. Cerca de las 14.30, comenzaron los discursos.

     

    Según explicaron a la agencia Télam en las horas previas, la movilización de hoy buscó darle un «fuerte impulso al proyecto del Gobierno para capturar renta inesperada y pagar la deuda interna». También piden fortalecer la economía popular y formalizar trabajadores precarizados.

    Desde temprano ya estaban montando una pantalla gigante y cerrando el tránsito. La idea era mostrar músculo y capacidad de movilización. Es por ello que en la previa los organizadores hablaban de reunir cerca de 300 mil personas en la 9 de Julio. Cerca de las 11 algunas organizaciones ya ocupaban los lugares cercanos al escenario, mientras otras comenzaban a reunirse en Constitución

    Los principales oradores para este domingo fueron Esteban «Gringo» Castro (UTEP), Gildo Onorato (Movimiento Evita), Dina Sánchez (Frente Popular Darío Santillán), Norma Morales (Somos Barrios de Pie) y Juan Carlos Alderete (CCC).

    Sin embargo, incluso dentro de la movilización de esta tarde hubo diferencias de criterios. Es que el Movimiento Evita y Barrios de Pie resaltaron el apoyo del gobierno a los trabajadores informales a través del bono de 18 mil pesos, pero en el Frente Popular Darío Santillán sostiene que esas medidas «sirven pero no alcanzan».

    «En dos meses el bono se termina y los problemas continúan, por eso pedimos avanzar en políticas y leyes que cambien las cosas de manera estructural», afirmó Sánchez a Página/12.