Familia entrerriana repara y dona electrodomésticos a personas de bajo recursos

Feb 13, 2022

La familia Salzman, de la localidad entrerriana de Ramírez, sabe lo que es la solidaridad, ayudar al otro, la empatía y compartir. Es que desde que comenzó la pandemia, los cinco integrantes se dedican a reparar electrodomésticos y donarlos a personas de bajos recursos e instituciones.

Mariano Miguel Salzman, padre de familia, contó que todo comenzó en plena pandemia cuando la gente tenía que estar en sus casas: “Vimos que en algunos casos no tenían televisores, por lo que comencé a pedirle a los vecinos equipos que tuvieran en desuso y que quisieran donar”, comenta el técnico que tiene su local de reparaciones.

“Empezaron a traerlos al taller y en total llegamos a entregar 703 televisores a familias de bajos recursos”, contó el entrerriano que hace esta actividad junto a su hijo Brian.

 

Además, llevan adelante una campaña solidaria que consiste en recolectar ventiladores rotos para repararlos y donarlos. La idea surgió luego de vivir una de las olas de calor más intensas de los últimos tiempos: “Me gusta ayudar a la gente para que pueda vivir mejor, además a instituciones, escuelas y comedores”, dijo.

Además de televisores, repara todo tipo de elementos de refrigeración y electrodomésticos. Con un espíritu de reciclaje también comentó que encuentra cosas en la basura, las junta y repara para luego donarlas ejerciendo la consigna de reducir, reciclar y reutilizar. “Lo que tiras a otra gente le hace falta”, remarcó.

 

Solidaridad

En el taller de Ramírez, además de su hijo, colaboran en las campañas sus hijas Micaela, Iara y su señora. “Pedimos que nos donen lo que no utilizan, los acercan al taller o nos llaman al 343 5 170 664. Coordinamos y lo retiramos, luego de noche con Brian nos dedicamos a arreglarlos, en algunos casos compramos los repuestos, en otros los tenemos”, comentó Mariano, al medio Semanario El Observador.

Hasta el momento son 56 ventiladores los que fueron reparando y entregando en la ciudad, en zona rural y también de algunas de las localidades de Crespo, Aranguren, Hernández y Las Cuevas.

 

“También hemos reparado heladeras, le instalamos el servicio de energía eléctrica a un abuelito de la zona rural y así en los recorridos vamos viendo distintas necesidades, que, dentro de nuestras posibilidades, las solucionamos” agregó el remírense solidario.

“Gracias a Dios tenemos trabajo y todos los días le pido a Él para que no nos falte. No nos sobra la plata, pero estamos bien y de esta manera podemos seguir ayudando”, dijo.

Salzman que destacó que, además de su la familia. mucha gente lo acompaña y ayuda a seguir con la tarea solidaria.