Desapareció de la cárcel el sicario de un peligroso capo narco de Rosario

Desapareció de la cárcel el sicario de un peligroso capo narco de Rosario

El jefe de sicarios de Esteban Lindor Alvarado, un capo narco de Rosario que se encuentra detenido en Ezeiza, desapareció de la cárcel de Devoto y autoridades penitenciarias buscan dar con su paradero. Mauricio Laferrara, conocido como “Caníbal”, recibió una visita y los guardias no lo encontraron. Está preso por seis homicidios, un secuestro y por ser miembro de una asociación ilícita.

Según informaron fuentes judiciales, tras la desaparición comenzó una exhaustiva requisa en la Unidad 2, la única prisión de la ciudad de Buenos Aires. Buscan determinar si el detenido está escondido en un lugar recóndito de la cárcel o se dio a la fuga.

Desde agosto de 2021, cuando con 23 años fue trasladado desde Rosario tras una cinematográfica fuga el penal de Piñero, Laferrara estaba preso en Devoto,

Su jefe, Esteban Alvarado, intentó fugarse con un helicóptero de la cárcel de Ezeiza. El piloto encargado de extraerlo del patio del penal se arrepintió y lo entregó a las fuerzas de seguridad.

Los crímenes del “Caníbal” Laferrara

El “gatillero” de Alvarado está detenido por matar a Ezequiel “Parásito” Fernández, su hermano José Horacio, apodado “Grasita”, junto a Gerardo “Abuelo” Abregú, acribillados dentro de un auto en Granadero Baigorria; a Cristian Enrique, quien fue secuestrado en Pérez antes y al prestamista Lucio Maldonado.

El financista, de 37 años, había sido secuestrado por un grupo armado en la puerta de su casa, por orden de Esteban Lindor Alvarado. En los videos de cámaras de seguridad que registraron el secuestro se ve a Maldonado llegar a su casa ubicada sobre la calle Garibaldi al 608, en el barrio Tablada, luego de una reunión con amigos. El prestamista desciende de su Chevrolet Cruze blanco y, cuando intenta abrir la puerta del domicilio, es sorprendido por una camioneta utilitaria Renault Kangoo, de la que se bajan cuatro hombres armados liderados por Laferrara.

Tras tenerlo secuestrado durante dos días, Laferrara lo remató de cuatro disparos (dos en la zona lumbar y otros dos en la cabeza). Luego, arrojaron el cadáver en el lugar en el que lo encontraron.

El sexto crimen tuvo como víctima a Cristian Béliz, quien recibió un disparo fatal cuando quedó en medio de una balacera contra la distribuidora de bebidas de Oscar “Manco” García.

Fuente TN

Podes suscribirte a EntreRíosYA   Suscribirme
DEJÁ TU COMENTARIO: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad legal de sus autores.

EntreRíosYA