Murió el potrillo que había sido rescatado tras caer a un pozo en Paraná

    Jul 1, 2022

    Varias horas de trabajo había demandado el rescate a Bomberos Zapadores, Voluntarios, al área de Canes y Montada de la Policía y a personal municipal, el rescate de un caballo que había caído en un pozo ubicado en un terreno baldío, sobre la intersección de calles Tibiletti y Parera de la ciudad de Paraná. Según se pudo precisar, el caballo «Ramoncito» era llevado por un joven que no divisó el hueco y el animal cayó.

     

    De acuerdo a lo que había conocido nuestro medio, el pozo no tenía tapa y el diámetro era de unos 50 centímetros.

     

    El veterinario de la Policía Montada de la provincia de Entre Ríos, Federico González, confirmó que en las últimas horas, el potrillo murió, pese a los ingentes esfuerzos por asistirlo tras la caída. Tras el rescate, el animal había sido trasladado a la Fundación Mi Reino por un Caballo.

    No pudo sobrevivir. Fueron muchas horas, se hizo un excelente trabajo. lamentablemente cayó en una boca de tormenta de un diámetro muy pequeño. Estaba muy trabado, yo bajé a anestesiarlo, a hacerle una analgesia para poder extraer el animal. No daba lugar para poner la cincha para sacarlo. Estaba todo muy difícil. Lo inspeccioné adentro, luego lo vieron los veterinarios de ‘Mi reino por un caballo’”, rememoró el profesional.

    El potrillo padeció “traumatismos diversos, golpes, creo que tenía golpeada la cabeza, fisura en los miembros”.

     

    “Los equinos, pese a que uno los ve grandes, tienen un umbral de dolor muy bajo. Y ellos también mueren de dolor. No aguantó”, contó el veterinario.

    Desde la Fundación «Mi Reino por un Caballo», en sus redes sociales y teniendo en cuenta lo sucedido con este potrillo volvieron a denunciar el maltrato animal y pidieron «medidas ejemplificadoras» de la Justicia para los «dueños» de estos animales. De esta manera expresaban que
    “(…) El caballito no cayó al pozo solo ni porque tenía ganas, el caballito cae por las irresponsabilidad de quienes dicen ser sus dueños y cuidadores. Después de varias horas recién lograron sacarlo los bomberos zapadores, trabajadores municipales y policía. Quedó horas tirado ahí, abandonado por sus «dueños». Y otra vez se repite la historia. Nunca se hacen cargo de la cantidad de animales que tienen (…)
    La justicia recibirá la 4ta denuncia por nuestra institución con informes veterinarios, análisis realizados, fotos, videos y testigos y acompañaremos las demás denuncias desestimadas.

     

    Queremos y exigimos que se condenen a los responsables.

     

    Siempre vamos a darlo al máximo por ellos, pero a las injusticias no las toleramos más. ¡Galopá alto pequeño!”