Venta de combustibles alcanzó nivel previo a crisis de 2018

    Dic 2, 2021

    La venta de combustibles en el país y en la provincia se sigue recuperando y mostrando una tendencia alcista en los últimos meses. De acuerdo con datos difundidos días atrás por la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (Cecha), la venta de combustibles en las estaciones de servicio registraron un incremento del 26% a nivel país respecto al mismo mes de 2020, con lo que superaron en un 2,6% los niveles pre-pandemia de febrero del año pasado,

     

    Si se lo compara con febrero 2020, mes previo a la declaración de la pandemia del Covid-19 en la Argentina, se observa una mejora de las ventas de 2,6%. Mientras que mirado en perspectiva de abril de 2018, período de pre-inicio de recesión y crisis económica en el país, está por debajo un 3,3% abajo.

     

     

    Según el informe de Cecha –en base a datos estadísticos de la Secretaría de Energía– Entre Ríos ya recuperó niveles de abril de 2018, junto con otras provincias como Córdoba, Corrientes, La Pampa, Mendoza, Misiones y Santiago del Estero; el resto de las jurisdicciones se mantiene aún en variación negativa.

     

     

    El histórico dirigente empresarial local e integrante de la conducción nacional de Cecha, Osvaldo González, indicó que en la comparación con tres años atrás, la comercialización de nafta Súper durante octubre, igualó al mismo mes de 2018, pero en la Premium, ya está por encima. En tanto que en gasoil grado 2 (normal) que utilizan los camiones más antiguos, el agro o la industria, tuvo una caída del 11%, mientras que el Diesel Premium creció un 9% respecto al mismo mes, de tres años atrás.

     

    Es decir, ha crecido la preferencia en los combustibles Premium, tanto naftas como gasoil, debido a que los nuevos vehículos que se van incorporando al parque automotor requieren esos combustibles de alto octanaje.

     

    Si bien el dato es positivo para el sector, aclaró que en el acumulado de ventas de 2021, en comparación con los mismos 10 meses de 2018, el retraso de ventas es del orden del 24%.

     

    Un dato que puede plantearse es que Entre Ríos se vio beneficiada por el crecimiento del movimiento turístico de las últimas semanas, en gran medida –tanto de paso como de permanencia–, lo que ayudó a consolidar y hacer superar progresivamente en las últimas semanas, los niveles de venta.

     

    La recuperación de la venta de combustibles en las estaciones de servicio de la provincia se había dado en agosto, cuando por primera vez el expendio fue superior al nivel pre-pandemia, según había informado la Cámara de Estaciones de Combustibles y Anexos de Entre Ríos (Cecaer).

     

    Los datos oficiales de comercialización en surtidores se conocieron previo a la decisión del gobierno nacional, de postergar hasta el 1 de marzo una actualización del impuesto sobre los combustibles que debía entrar en vigencia ayer, a través del Decreto 820/2021 publicado en el Boletín Oficial.

     

    El impuesto sobre los combustibles se actualiza en enero, abril, julio y octubre de cada año, considerando, en cada caso, la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) que suministre el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), correspondiente al trimestre calendario que finalice el mes inmediato anterior al de la actualización que se efectúe.

     

    El decreto indicó que “tratándose de impuestos al consumo, y dado que la demanda de los combustibles líquidos es altamente inelástica, las variaciones en los impuestos se trasladan en forma prácticamente directa a los precios finales de los combustibles”.

     

    La suba se estima iba a impactar un 8% -para las empresas- y un 2% en el precio final.

    La última suba de los precios se registró en mayo. De ese modo, mientras desde ese mes se mantienen congelados los valores de las naftas, los precios al consumidor se incrementaron 13,1%.

    Las estaciones locales se mantienen ajenas a esos cálculos, ya que no son formadoras de precios, sino que su rentabilidad está dada conforme un porcentaje del nivel de ventas: las petroleras a nivel nacional consideran que el retraso de precios es del orden del 15%, a lo que se le debe sumar el 3% ya acumulado por la falta de aplicación de la actualización de los impuestos internos.

     

    Fuente: Uno