Un accidente en Concordia la dejó al borde de la muerte: Hoy es un ejemplo de lucha

    Nov 11, 2020

    En 1998, cuando Jésica Vailatti tenía 16 años, sufrió un accidente y cayó justo debajo de un colectivo que la pasó por encima. Estuvo más de 1.000 días internada entre la vida y la muerte y, mientras estaba aprendiendo a caminar otra vez, se enamoró. Por el aplastamiento, un embarazo era imposible y la maternidad llegó de una forma impensada.

    «Si hago memoria, en mi niñez y en mi adolescencia, siempre me tomé la vida con humor», señaló Jésica. Subrayando que «ahora más que nunca, con todo esto de la pandemia y lo que está pasando».

    La concordiense apuntó a que «muchas veces nos hacemos muchos problemas, mucho mambo, por cosas que comparadas con otras te das cuenta que son muy chiquititas, es un granito de arena en un desierto».

    Jésica reconoció que usó, en todo lo que le tocó pasar, «una frase del famoso escrito «Desiderata», que dice «si te comparas con otros puedes volverte vanidoso y amargo, porque siempre habrá personas más pequeñas y más grande que tú».

    «Si uno sabe mirar alrededor va a ver gente que tiene situaciones muchísimo más jodidas que las que nos toca a vivir», destacó.

    Vivir para celebrar o vivir para quejarse

    «En mi caso, nunca me quejé de lo que pasó ni nunca me enojé con Dios», reconoció la mujer. Agregando que «el que me ve, quizás no se da cuenta de las limitaciones y discapacidades que me quedaron».

    En rigor, Jésica perdió casi en su totalidad su audición, un sinnúmero de cicatrices, limitaciones de movilidad y un funcionamiento renal muy restringido. «Es muy difícil para mí, por ejemplo, conseguir un trabajo, no tanto por la audición sino por mis condiciones físicas, ya que me canso muchísimo», puntualizó.

    «Si me pongo a pensar en eso o si me hubiera frustrado por el tema de la maternidad (hoy es madre de Camila, después de gestarla en un vientre ajeno) o por no poder ir a danza como iba, me bajoneo y no vivo», mencionó.

    A su entender, «uno tiene que tratar de no mirar ese cuarto oscuro en el que estamos sino la ventana que está ahí para poder abrirla y permitir que entre la luz».

    Para Jésica, «todos tenemos cosas para agradecer y por las que luchar, sueños a conquistar». En ocasiones, afirmó, «escucho a gente que se queja de que no se va a poder ir de vacaciones o lamentarse de que no va a poder mandar a sus hijos a la colonia este verano».

    «Tus hijos están sanos y son felices compartiendo en casa con vos: uno se distrae y no aprende a sacar lo bueno lo de vida», reflexionó la concordiense.

    Por último, y como para graficar esa afirmación, Jésica contó que cuando estaba postrada en una cama, en los años de su larga y dolorosa recuperación, «me conformaba con tener la ventana cerca y ver un poquito las nubes».

    «Abrir la mente y el corazón: ser agradecidos por lo que tenemos porque cuánto más agradezcas, más cosas vamos a recibir», cerró.

    Fuente y foto: LT 15