• Vie. Jun 18th, 2021

Tras el fatal accidente en Tigre, se abre el debate sobre la instalación de los guardarrails

PorEntreRíosYA

May 14, 2021

La muerte de dos jóvenes de 18 años en un accidente en Tigre, el pasado 9 de mayo, provocó una gran conmoción por la violencia del accidente, porque el conductor manejaba alcoholizado, sin registro y hasta por el auto involucrado. La muerte de los dos chicos fue producto del “empalamiento” contra el guardarrail. Y esto lleva a una conclusión respaldada por información ya conocida: las autoridades ignoran las recomendaciones mundiales sobre estos dispositivos de seguridad.

 

 

Sobre los guardarrails “asesinos”

En el video del accidente puede verse cómo el vehículo de Duhalde Bisi llega desplazándose a gran velocidad sobre la tierra y golpea contra el guardarrail recorriendo luego toda su extensión. Según una crónica policial, en el momento del impacto la viga se “enhebró” en el guardabarros derecho y salió por el techo del auto matando en esa acción a dos de sus ocupantes. La muerte de las víctimas no se produjo por la desaceleración súbita de un impacto contra un objeto inmóvil, sino por “empalamiento” (así se denomina a la incrustación de guardarrail dentro de los vehículos) de la viga de seguridad. La foto que sigue, capturada en Google Street View en el lugar del accidente, muestra cómo era ese guardarrail que se introdujo en el auto.

 

Existe copiosa documentación internacional acerca de los peligros mortales que constituyen instalar guardarrails con puntas expuestas paralelas al camino. La lista de accidentes que terminaron con la muerte de los ocupantes o amputaciones llevó a países, estados y ciudades a crear diseños seguros para impedir que esos elementos se introduzcan en los autos. Además de uso de tecnologías de desaceleración ante un choque, distintas organizaciones establecieron otras medidas seguras para anular el efecto empalamiento, como son el enterramiento de los extremos o la desviación en forma “J”.

 

 

COMENTA ESTA NOTA: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad legal, civil y penal de sus autores. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.