Se confirmó el primer caso de coronavirus en Brasil

PorEntreRíosYA

Feb 26, 2020

¿Brasil está preparado para enfrentar el coronavirus? Es la pregunta que se formulan a estas horas los especialistas luego de confirmarse el primer caso en San Pablo. Un hombre de 61 años que aterrizó el 21 de febrero, procedente de Lombardía, en Italia, dio “positivo” en los test de la virosis.

Es un momento difícil, sostuvo la infectóloga Nancy Bellei, de la Universidad Federal de San Pablo (Unifesp). Y agregó en una entrevista publicada por el diario Estado de Sao Paulo: “En la medida que la Organización Mundial de la Salud no declare la pandemia, se genera una inestabilidad”.

¿Por qué? Porque cada país en forma individual toma medidas “para establecer barreras o definir cómo se debe proceder con los vuelos. Incluso, en aquellos lugares que ya están con el virus, en algunos casos los lugares públicos son cerrados y en otros no”. Bellei sintetizó la situación de esta manera: “Falta consenso internacional”.

Para los especialistas, una epidemia de coronavirus “puede generar un caos”. Inclusive en ciudades pequeñas, donde las autoridades son obligadas a cerrar escuelas, fábricas y comercios. “Imaginen una ciudad de 3.000 habitantes que solo tienen tres camas en la unidad de terapia intensiva: ¿qué va a pasar con el resto de los enfermos?”.

Lo cierto es que la transmisión del virus, que había comenzado en Italia, alcanzó ya dimensiones europeas. De Lombardía y del Véneto pasó a Suiza, al cantón de Ticino; y también se propagó por el Tirol: fueron confirmados casos en Innsbruck. Otro tanto ocurrió en Croacia, donde acaban de detectar el primer caso, de un joven procedente de Italia. También se registraron siente casos en España.

Los médicos indicaron que hay casos de transmisión del virus que, en principio, puede ser asintomática. Con 16 vuelos semanales procedentes de Italia, cómo saber si ya no aterrizaron en San Pablo o en Río de Janeiro personas infectadas cuyos casos no fueron detectados. Por otro lado, si bien es cierto que la mortalidad es menor en relación con otras dolencias, la diferencia en este caso es que no existe un tratamiento y la población no está inmunizada.