• Jue. Dic 2nd, 2021

¿Salud física y mental afectadas post pandemia?

PorEntreRíosYA

Oct 19, 2021

¿Qué generó socialmente la falta de contacto social?

Pienso que posiblemente  la falta de contacto físico generada por el aislamiento social produjo muchas consecuencias en lo psicológico. Acentuando características que estaban presentes, llevándose a constituirse como sintomáticas.

Generando recaídas y/o aumento del nivel de malestar en personas que estaban ya con un diagnóstico particular.

Otro aspecto que marcó  esta pandemia o que puso al descubierto fue la vulnerabilidad de la vida humana.

Y en este sentido los fallecimientos  por covid-19, pienso que marcaron, en general, un punto de inflexión en cada uno de nosotros. Esto que comenzó como algo lejano fue acercándose  rápidamente y trastocó la vida cotidiana de todos.

«Tener el hábito de realizar una actividad  física en particular  genera diferentes beneficios, pero fundamentalmente funciona como un «relajante natural». Por eso es importante  que la actividad  elegida sea del gusto de quien la practique y no algo que se constituya una obligación  más. Debería funcionar como fuente  de bienestar, placer y relajación. En general,  he observado que algunas características de personalidad, que se presentaban como tendencias, se constituyeron como síntomas, dando lugar a un determinado  cuadro diagnóstico. Y los cuadros ya diagnosticados en algunos casos aumentaron la intensidad y recurrentes de síntomas. Los trastornos  de ansiedad  y del estado de ánimo llevan la mayor incidencia. Sin dejar de tener en cuenta las situaciones de violencia  de género y consumos problemáticos.

Por otro lado el celular está constituyéndose en el gran interruptor de la comunicación humana, en todos los sentidos y áreas de las relaciones  interpersonales. Este atravesamiento viene a dinamitar la comunicación. Recomiendo más el contacto social, mates compartidos y menos WhatsApp.

 

Conclusión:
Atravesar esta pandemia debería sernos útil para rescatar  varios aprendizajes.

Es decir para desarrollar resiliencia y salir fortalecidos.  Por ejemplo en valorar más nuestros afectos, lo que nos hace sentir bien, priorizar quizás las escencias por sobre las apariencias…. y porque no, tener en cuenta «que y como» contaremos de esta situación  que atravesamos, qué construcción vamos a hacer, cuando los años pasen de todo esto? Tanto avance tecnológico y tanta vulnerabilidad a la vez. En la actualidad, hay personas que han relatado como vivieron la epidemia de poliomielitis, por ejemplo,  nosotros vamos a llevar el relato vívido de esta pandemia, y en ese punto,  también  se constituye un relato central  de lo que aprendimos cada uno y en comunidad.

 

Vanesa Koch, Psicóloga MN. 33.238  –  MP 553