Panadería regaló panes bendecidos tras una promesa de vida de hace 85 años atrás

Mar 19, 2019

19 de marzo 2019- Como hace 85 años atrás, cada 19 de marzo, día en el que la comunidad católica venera a San José, una panadería de Viale que lleva el nombre del santo, regala panes bendecidos a los vecinos que se acerquen a compartir la sana costumbre.

Pero, cómo surgió esta tradición que se repite cada año en esa localidad.

Según cuenta la historia que un día, al hijo más pequeño de Nicolás «Japonés» D’Agostino le detectaron una gravísima enfermedad. Desesperado, el hombre realizó una promesa: Si el chico se salvaba, él donaría a la panadería de sus hermanos D’Agostino toda la harina para elaborar el pan que la panificadora luego obsequiaría a los vecinos cada 19 de marzo.

El padre Gustavo Montiagudo, que también fue panadero antes de encomendarse al sacerdocio, tuvo a su cargo la bendición de los 600 panes que se regalaron en el comercio, cumpliendo una vez más con la tradición de la familia D´Agostino, propietaria de la panificadora, de regalar panes todos los 19 de marzo.

En comunicación con El Despertador el programa que se emite por Elonce TV, uno de los dueños del comercio, Fabián D´Agostino, contó: «El padre de Nicolás Gabriel era el hermano de mi abuelo. Y él dijo que si sanaba el hijo que tenía una enfermedad grave, en el día de San José le regalaba la harina a mi abuelo para que haga pan y lo regale en el pueblo. Desde ahí empezó, que cada San José se regalaba el pan de la vida. Y ya es una tradición desde hace 85 años», rememoró.

En la oportunidad, comentó que el reparto de los panes se hizo al mediodía. «Viene el cura del pueblo, bendice los panes, y a los vecinos les gusta porque se llevan un pan bendecido, que es lo que más interesa».

De acuerdo a lo que reveló, para la tradicional jornada se elaboraron 600 panes tipo caseros y se los repartió en bolsitas, a cada persona que se acerca a la panadería.

Cuando se le consultó a D´Agostino qué siente al continuar con una costumbre de tantos años, éste sentenció: «Es un acto de responsabilidad y tradición el seguir haciéndolo. Gracias a Dios lo podemos hacer. Y es algo muy lindo, muy emotivo, porque ahora son nuestros hijos los que reparten los panes en sus bolsitas».

Finalmente, el panadero invitó a todos a acercarse a su panadería San José, ubicada en el centro cívico de Viale, donde pueden adquirirse biscochos, pan, facturas, galletas, masitas, malteadas, pan de miga, entre otras exquisiteces.

«El pan dulce, es lo más tradicional, porque lo hacemos con nuez, higo, almendras. También elaboramos uno grande y lo cortamos. Incluso, hasta desde Paraná vienen a buscar su pan dulce», aseguró.