Ordenaron investigar el ciberacoso a Joaquín, el niño de las tortas

    Dic 8, 2021

    El ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández, aseguró que instruyó a la División Delitos Cibernéticos contra la Niñez y la Adolescencia para que identifique a quienes cometieron ciberacoso a través de Twitter contra Joaquín Nahuel, el nene de diez años que ganó popularidad en las redes sociales por mostrar las tortas que cocina.

    Fernández sostuvo a través de un hilo de Twitter que, a través de la Superintendencia de Investigaciones, instruyó a que «analice la situación» y detecte «los autores del bullying» por intermedio de la División Delitos Cibernéticos contra la Niñez y la Adolescencia, del área de lucha contra el cibercrimen de la Policía Federal.

    El ministro sostuvo que el caso de Joaquín es «ciberacoso a un menor».

     

    «Como venimos presenciando, algunos personajes del mundillo que huele a rancio se han dedicado a denostar al niño Joaquín Nahuel quien, como todo mal realizado, expresó su vocación de dedicarse a hacer tortas, o para ser más riguroso, a ser pastelero», sostuvo.

    Y detalló en un mensaje de Twitter que Joaquín «ha tenido que restringir su cuenta precisamente por las agresiones recibidas. Por ello he instruido a la Superintendencia de Investigaciones a través del área de lucha contra el Cibercrimen de la Policía Federal Argentina que su División Delitos Cibernéticos contra la Niñez y la Adolescencia, analice la situación y una vez detectado los autores del bullying, denuncie ante la empresa responsable de la administración de Twitter para América Latina para que hagan suya la queja y cumplan sus políticas antibullying, con el agravante de que en este caso ha sido perpetrado contra un menor».

    Joaquín ganó popularidad con sus tortas en Twitter e Instagram, donde mostró a su familia y comentó que su sueño era ser pastelero y también conseguir el dinero para someterse a una operación, debido a las secuelas de un accidente que sufrió a los seis años y que le provocó quemaduras en el 25% de su cuerpo.

    Finalmente, a través de sorteos, rifas y la venta de tortas logró recaudar el dinero necesario para pagar su operación reconstructiva en Estados Unidos. Pero algunos usuarios de Twitter cuestionaron que un menor estuviera trabajando y otros fueron más allá, utilizando como ataque las quemaduras que tiene Joaquín en su cara.

    Fue entonces que su mamá, Raquel, decidió intervenir ante las agresiones virtuales y cerrar las cuentas del chico en redes sociales. Pero Joaquín insistió y reabrió su cuenta de Instagram con un video en el que asegura: «No voy a dejar que nada ni nadie frustre mis sueños». La cuenta de Twitter también volvió a estar activa pero solamente con candado, por lo que solamente los seguidores aprobados podrán leer sus mensajes e interactuar con él.