Niño de dos años murió por picadura de alacrán: Advierten sobre error médico

    Dic 6, 2021

    Un niño de dos años murió por la picadura de un alacrán en la localidad correntina de Goya. Lo trasladaron a la ciudad de Corrientes, pero no llegó a tiempo y falleció el fin de semana. Señalaron que no se habría aplicado el suero especializado.

     

    El menor fue picado por el alacrán venenoso en la zona del pie izquierdo mientras jugaba en su domicilio, confirmaron autoridades municipales. Aunque fue trasladado inmediatamente por sus padres al Hospital Regional Camilo Muniagurria de la localidad para los primeros auxilios, su cuadro empeoró, por lo que decidieron derivarlo al Hospital Juan Pablo II en la capital correntina. A pesar del viaje, no logró resistir a los síntomas ocasionados por el veneno.

    Según explicó al diario El Litoral, Juan Carlos Peña, director del Serpentario Municipal de Goya todo indicaría que habría un caso de mala praxis médica. “Según pude saber, pensaron que podría ser una picadura leve, se complicaron las cosas y lo trasladaron”, dijo.

    El profesional es especialista en alacranes, víboras y arañas. Detalló en ese sentido que luego de la picadura el paciente siente “un ardor total. Si le llega a inyectar todo el veneno es más fuerte. El alacrán tiene dos chichas. Una para atacar a su presa y otra para inyectar el veneno. Es lo mismo que te muerda una serpiente cascabel”, detalló.

    Además, otros síntomas son convulsiones, dolor de estómago, pérdida de conocimiento.

    El profesional sostiene que en el hospital local se cuenta con suero para alacranes. “El procedimiento es el mismo para cuando te muerde una cascabel, hay que aplicar suero”, detalló.

    “Me duele demasiado porque estamos en el 2021 y no se puede morir un niño picado por un alacrán teniendo todo acá. Yo soy especialista del tema y no me llamaron por ejemplo”, agregó.

     

    En Corrientes, según explicaron desde el Ministerio de Salud de la provincia, la única especie venenosa es el Tityus trivittatus. Se lo reconoce por el color marrón claro de su cuerpo, las tres rayas longitudinales más oscuras en el dorso, las pinzas finas y alargadas, y el último segmento de la cola con un aguijón o púa.