• Mié. Jul 28th, 2021

Nevó en el interior de la provincia de Buenos Aires

PorEntreRíosYA

Jun 27, 2021

A 14 años de la histórica nevada ocurrida en la Ciudad de Buenos Aires, el fenómeno meteorológico volvió a repetirse en el noreoeste de la provincia. Es que el ingreso de una masa de aire muy frío que avanza por el centro del país, está generando precipitaciones y nevadas aisladas en Lincoln, Ameghino, General Pinto y Coronel Pringles.

 

 

Las redes sociales se hicieron eco de este insual espectáculo climático en la región y la gente compartió los videos en sus cuentas de Twitter. “Chaparrones de lluvia y nieve en la provincia de BuenosAires. Reporte desde los aledaños de Lincoln”, escribió Ariel Aníbal Urrutia.

 

 

Santiago Conde, por su parte, tuiteó: “¡Nevando en Buenos Aires! Así precipitaba nieve hace instantes en la localidad de Arenaza, partido de Lincoln”.

 

 

Desde General Pintos, Ignacio Vergara relató: “También caen copos de nieve en General Pinto, provincia de Buenos Aires, en esta mañana de domingo muy fría en gran parte del país”.

 

 

Según Meteored, en el noreste de Buenos Aires este tipo de situaciones se dan cuando sobre una gran masa de aire antártico una perturbación en altura aporte las condiciones de humedad y desarrollo de nubosidad necesaria. “Si la componente del viento es marítima, es altamente probable que con mayor temperatura evite la formación de nieve. Para ello es necesario que el viento aporte frío desde el continente ayudando a mantener las bajas temperaturas”, aclararon.

 

 

Este domingo, la Ciudad de Buenos Aires y sus alrededores se presentan con el cielo mayormente nublado por la mañana y probabilidad de chaparrones a la tarde y a la noche, con una temperatura de 4 grados de mínima y 10 de máxima y vientos del sector suroeste, informó el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

 

 

Por las bajas temperaturas, el organismo mantiene la advertencia nivel violeta, que se establece cuando en un área de cobertura se dan marcas térmicas por debajo de valores normales y muchos se entusiasman con una nevada como la ocurrida en 2007 tras lo ocurrido en el interior y en distintas localidades de Córdoba, donde tampoco caía nieve desde hacía 14 años.

 

 

Desde ayer, habitantes de las Altas Cumbres y vecinos de distintas localidades de Calamuchita se ven sorprendidos por la llegada de una nueva nevada, a dos semanas del fenómeno histórico que cubrió de blanco varias regiones de la provincia.

 

 

Aunque el meteorólogo Sergio Jalfin, perteneciente a la señal de A24, admitió que no hay expectativas de que se produzca una postal como la de 2007, dejó abierta la posibilidad de una “mínima chance” para los próximos días en medio de la ola polar que azota el área metropolitana.

 

 

Por su parte, el meteorólogo Christian Garaviglia publicó en su Twitter que “la chance de nieve es baja para estos dos días en Buenos Aires”. Y agregó: “Lo que parece más probable es que puedan darse chaparrones no solo de agua, sino también de granizo pequeño (conocido como graupel)”.

 

 

Este domingo y lunes son firmes candidatos a ser de los días más fríos en sensación en Buenos Aires y la nieve también podría hacerse presente en la Costa Atlántica.

 

 

Para mañana, el SMN anuncia cielo nublado durante la madrugada y chaparrones durante la mañana y tarde, y una temperatura que se ubicará en 5 grados de mínima y 10 grados de máxima. El martes, en tanto, se espera una jornada con cielo mayormente nublado y una temperatura de entre 5 y 13 grados.

 

 

En el sitio Meteored precisaron que las condiciones para que en la Ciudad Buenos Aires llegue a reportar nieve son poco frecuentes. “Se han registrado otros eventos de nieve leve o aguanieve, pero muy lejos de nevadas francas como las de 1918 o la de 2007. En primer lugar, hay que saber que los copos de nieve se forman especialmente dentro del segmento de la nube con temperaturas entre -10 °C y -20 °C”, informaron.

 

 

Los expertos consideran que si el aire está muy frío, en lugar de nieve se desarrollan otros meteoros como por ejemplo el granizo blando o en algunos casos agujas de hielo. Además se necesita que haya la humedad suficiente para su formación, y que el perfil de temperatura hacia abajo se mantenga debajo de 0 °C hasta al menos muy cerca de la superficie. Tampoco deben aparecer zonas con menos humedad que destruyan los copos formados.