Murió «Viejo Negro», el perro que por años custodió a su amo en el cementerio

Abr 21, 2020

«Viejo Negro» no era cualquier perro, era un animal muy querido y conocido por todos los que visitaban el Cementerio Municipal de Paraná.

En ese lugar, había sido abandonado pero un policía del destacamento, de apellido Emerí, se ocupó de cuidarlo y alimentarlo pudo saber EntreRíosYA.

Hace cinco años se conoció la historia de «Viejo Negro».

Al morirse aquel oficial de policía, permaneció en el cementerio junto a esa persona que supo cuidarlo.

Este martes «Viejo Negro» murió.

Roque Humberto Fernández, trabajador de la necrópolis local, contó la historia de este perrito y se manifestó muy triste por la pérdida: «Llegó hace unos 15 años. Nosotros le dábamos de comer y venía otra gente que también le traía alimento».

Fernández recordó que el animal «de a poco se fue haciendo compañero de todos, a los policías los acompañaba a todos lados» y un señor Emerí lo llevó a la casa y lo hizo curar cuando el perro se accidentó. «Andaban para todos lados juntos».

Cuando esta persona falleció, se quedó «cuidándolo» en el panteón policial «y cuando venía la viuda la recibía, parecía que sabía que ella iba a venir» al cementerio, indicó. .

«Hoy nos enteramos que murió y lo sepultamos en la entrada del cementerio, debajo de la palmera donde siempre se lo veía. Proteccionistas le quieren hacer una placa», acotó.

Al rememorar a Viejo Negro, Fernández, afirma que «era más compañero que cualquier persona. Todos le daban de comer, se había encariñado con mucha gente.

Cuando llovía se quedaba en la iglesia o los muchachos lo ponían en el cuartito donde hacían los trabajos».

Finalmente, Fernández opinó que el perrito sintió la cuarentena, lo cual podría haberlo afectado ya que de un día para otro dejó de estar en contacto con quienes a diario lo asistían.

Aunque aclaró que los sepultureros que seguían yendo al lugar le seguían dando de comer.

«Extrañaba mucho a la gente porque no venía nadie». 

Archivo del 2015 sobre «Viejo NegrO»

Un reconocimiento especial hacia un “angelito canino ” que no forma parte de la Institución Policial como numerario activo.

Pero sí forma parte del corazón y el afecto de los Policías.

Como muchos saben, la Policía de Entre Ríos posee una custodia permanente en el Cementerio de la Santísima Trinidad de Paraná.

Allí desempeñó sus funciones durante muchos años el Sargento 1º Gerardo Emeri, y en ese lugar de descanso eterno, entre el rugir de los cipreses, entre placas y cruces pasaba sus horas de guardia con la sola compañía de su amigo: “Viejo Negro” como cariñosamente lo llamaba.

El Sargento 1º Emeri, hoy no está entre nosotros, porque tan sólo a un día de pasar a situación de Retiro, se fue a cubrir la Guardia Eterna.

“Viejo Negro” dándo un testimonio de amor y lealtad no ha querido abandonar el lugar y permanece esperando que su amigo vuelva.

Hace 3 meses que este perro no se aparta de la lápida del Sargento 1º Emeri. Por su ejemplo de bondad y lealtad, el Jefe de Policía de Entre Ríos, Comisario General Roberto Massuh decidió condecorarlo por este hecho y así es que fue llevado a un acto donde se le entregó una medalla a la fidelidad y entrega. Viejo Negro sigue de «guardia» en la tumba del Sargento 1º Emeri, pero no está sólo, un nuevo oficial lo acompaña y se encarga de alimentarlo diariamente y los veterinarios policiales se encargan de sus controles veterinarios así como de su vacunación y desparasitación.