• Lun. Oct 25th, 2021

Murió el escritor y humorista Carlos Marcucci

PorEntreRíosYA

Sep 26, 2021

El escritor y humorista Carlos Marcucci murió este domingo. Marcucci también fue periodista, músico, guionista, docente y publicista político –autor del slogan “Uno de nosotros”, que identificó la campaña de Carlos Chacho Álvarez–.

Nacido en Rosario el 27 de marzo de 1932, debutó escribiendo humor en el suplemento “Gregorio”, de la revista Leoplan, en 1958. Luego participó en programas de radio (los de Cacho Fontana, Mario Sapag, Nito Artaza, entre otros) y en revistas como Pitos y flautas, La Nación y Caras.

Fue director en la década del ’70 de la revista Mengano, precursora del humor social y político que luego encarnaron otras publicaciones argentinas. Allí lo acompañaron Martín Mazzei y un equipo creativo integrado por figuras como Lorenzo Amengual, Alberto Bróccoli, Alejandro Dolina, Aquiles Fabregat, José María Jaunarena, Carlos Killian, Jorge Limura y Carlos Trillo.

Con el golpe cívico militar de 1976, la revista cerró. “No aguantábamos las amenazas de las Tres A, y tuvimos en la redacción a un tipo que nos delató como comunistas. Hicimos lo posible para que cerraran la revista (Mengano), pero al final fue sin querer. Un día, como nadie revisaba nada, se publicó un texto terriblemente pornográfico», entonces lo «llamaron de la secretaría de prensa del gobierno, el coronel Carpintero”, quien le dijo que aquel había sido el último número de la revista, relató en una entrevista en 2016.

Marcucci también sirvió de inspiración a un personaje (que llevaba su nombre y apellido) de Negro Blanco, una historieta argentina de Carlos Trillo y Ernesto García Seijas que fue publicada en la contratapa del diario Clarín entre el 12 de noviembre de 1987 y setiembre de 1993.

La música fue otra de las grandes pasiones de Marcucci: fue intérprete de banjo, piano y guitarra y fundador de la Guardia Vieja Jazz Band. “Siempre he tenido una facilidad para aprender las cosas, pero mediocremente. De cero a diez, llegaba rápido a cinco y ahí me quedaba. Pero hay muy pocos tipos que llegan a cinco sobre todo en la parte rítmica”, contó en una oportunidad.