• Sáb. Jul 24th, 2021

Maestra denunció que un policía y dos familiares la violaron: ellos están libres

PorEntreRíosYA

Jul 1, 2021

La tranquilidad habitual de Londres, un pueblito de 2500 habitantes ubicado a la vera de la Ruta 40 en Catamarca, se vio alterada en las últimas horas por el polémico fallo de un juez civil que ordenó la liberación de tres detenidos acusados de abuso sexual a una maestra.

 

 

Miguel Ángel Aybar, magistrado en lo civil y comercial del departamento Belén, hizo lugar al pedido de la defensa de Rodrigo Hernán Ruiz; el policía Edgardo de la Cruz Roldán; y su hijo, Cristian Roldán, y los dejó en libertad bajo caución de 100 mil pesos. Los tres están acusados de atacar sexualmente a Paula -de 43 años y que dicta clases de música- en la madrugada del 18 de octubre de 2020.

 

 

La abogada de la denunciante, Silvia Barrientos, y la fiscal de la causa, Marina Villagra, ya anunciaron que apelarán la decisión. “Es un fallo sin sentido, de acá a la China. Y lo dictó un juez civil que no tiene idea de derecho penal”, criticó, en diálogo con TN, la representante de la querella.

 

 

“Esto carece de toda lógica. ‘No hay peligro de fuga’, dice (el fallo), pero no fundamenta por qué. Y nada dice sobre el entorpecimiento de la causa que llevaron adelante los imputados. Por supuesto, ya estoy trabajando en la apelación”, advirtió Barrientos.

 

Rodrigo Ruiz, Edgardo Roldán y Cristian Roldán están acusados del delito de abuso sexual con acceso carnal y abuso sexual agravado por el número de participantes y por ser uno de ellos representante de una fuerza pública. Estuvieron detenidos casi ocho meses hasta que Aybar dio curso a una presentación realizada por Luciano Rojas, abogado de los imputados, luego de la audiencia de control de detención el 22 de junio.

 

Barrientos afirma que desde el principio el caso está teñido de irregularidades. “Los acusados se han valido de intimidaciones, amenazas, sobornos. En la comisaría de Londres no usaron el protocolo de abuso sexual, cajonearon la denuncia. Un desastre”, dijo. Y agregó: “El juez penal que llevaba adelante la causa, Oreste Piovano, fue apartado cuando obró perfectamente bien”.

 

“Los familiares de los detenidos trataron de comprar a la familia de la víctima. Les ofrecían terrenos. Les decían que andaban ‘en la pesada’”, contó la abogada querellante. Y fue más allá: “El juez tuvo una audiencia privada con el abogado del imputado y a mí ni siquiera me notificaron del fallo. Me enteré porque me lo pasó la fiscal por mail”.

 

 

En el expediente había intervenido la Cámara de Apelaciones de la Justicia catamarqueña a raíz de diferentes recursos presentados por la por la defensa. En abril, el organismo judicial determinó volver todo a fojas cero y apartar a la fiscal Rita Saldaño y al juez de Garantías Oreste Piovano por un supuesto mal accionar.

 

Los acusados volvieron a declarar y Villagra, que tomó el lugar de Saldaño, pidió que continuaran en prisión. El nuevo fallo permitiría a Ruiz y a Edgardo y Cristian Roldán recuperar la libertad hasta que la causa vaya a juicio oral.

 

 

Desde hace ocho meses, el caso tiene conmovido al pueblito de Londres. Familiares y allegados a Paola denunciaron intimidaciones a raíz de las marchas que se hicieron para reclamar justicia para la víctima. “No solo ella tiene miedo, sino quienes la apoyan. Las chicas del pueblo fueron coaccionadas. Incluso estaban pensando en manifestarse con una bolsa en la cabeza para que no las reconocieran. Hay muchos lugares así, donde ocurren este tipo de cosas, y muchas veces no se denuncian por miedo. Londres es un poblado con capataz”, expuso Barrientos.

 

 

“Mi hermana está con tratamiento psiquiátrico”

Jovita, hermana de Paola, contó a TN.com.ar cómo fue el ataque sexual. “Ella había conocido en una fiesta a Cristian. Él la citó para verse en la medianoche del 17 de octubre. Se encontró a unos kilómetros de la casa, cerca de un descampado, camino al cementerio municipal”, detalló. Sin embargo, a la víctima la esperaban otros dos hombres.

 

“El chico con el que ella había quedado en encontrarse le dijo al principio que los otros dos se iban a bajar, pero la engañaron. Y cuando ella se subió al auto comenzaron a manosearla”, indicó.
Jovita relató que a Paola “la tiraron sobre el capot del auto, le pidieron que les hiciera sexo oral. Y el policía filmaba, aunque todavía no pudimos saber si esos videos están en la Justicia”.
Contó también que su hermana “lloraba desconsoladamente” y que al principio, en Londres, le cajonearon la denuncia. En Belén, a 15 kilómetros, “la recibió una policía mujer y ahí pudo ingresarla”.

De entrada, familiares de la víctima y varias mujeres del pueblo intentaron visibilizar el caso. “Lo único que teníamos eran las redes. Este es un pueblo chico, la gente no quiere compromiso. Cuesta hacer marchas acá. En la radio del pueblo este tema nunca lo tocan. Y uno se da cuenta que no quieren tocarlo. A lo mejor predomina el amiguismo, no la Justicia”, desarrolla Jovita.
Paola sufre una bipolaridad clase 2 por la que desde hace seis años está bajo tratamiento psiquiátrico. Y Jovita asegura que la enfermedad se potenció a partir del ataque sexual. “Está encerrada, no quiere levantarse de la cama. Se siente usada, se siente de lo peor”, contó.