Le otorgaron prisión domiciliaria y vecinos lo recibieron a los golpes

    Abr 30, 2020

    Un hombre que estaba preso por secuestro, fue beneficiado por la prisión domiciliaria pero cuando intentó entrar en su casa, fue recibido por los vecinos a las patadas. El hecho ocurrió en Esquel.

    Pablo Sommaruga fue condenado en 2004 a 18 años de prisión por secuestrar extorsivamente y cortarle un dedo a Ariel Strajman.

    El 27 de abril un juez le concedió el beneficio. De acuerdo a lo que informó el sitio Infobae.com, ayer a la tarde, tras ser liberado, se encontró con un pequeño grupo que lo insultó y golpeó. La escena fue captada y difundida en las redes sociales.

    En un video que se difundió en las redes, se ve como un grupo de personas comienza a agredirlo, sorteando la débil seguridad que propusieron los efectivos policiales que acompañaron a Sommaruga hasta su casa. Al descender, fue golpeado y herido en la parte izquierda de su cabeza.