• Sáb. Jul 24th, 2021

La Paz: Fue condenado por violencia de género y ahora debe ceder un terreno y pagar por daños en la vivienda de su expareja

PorEntreRíosYA

Jul 2, 2021

La Justicia de La Paz condenó a tres años de prisión condicional a un joven por los delitos de desobediencia judicial, daño y lesiones graves agravadas en contexto de violencia de género. El condenado es Cristian Andrés Cardozo, de 20 años, quien en el marco de un juicio abreviado admitió dos hechos en perjuicio de su expareja.

 

 

Entre otros puntos, aceptó la obligación de “ceder definitivamente a X y renunciar a cualquier derecho sobre el terreno y la contrucción (de toldos y chapas), que compartía con la víctima” y a pagarle $4.500 por los daños producidos en su vivienda.

 

 

Según el fallo al que accedió el sitio La Sexta, fechado el 23 de junio, Cardozo reconoció que el 17 de octubre de 2020 violó la prohibición de acercamiento dictada por el juez de Familia, Niños y Adolescentes de La Paz. El joven se presentó en la casa de su expareja durante la madrugada y dañó de un golpe la puerta de la cocina de la misma. La mujer y su hijo se pusieron a resguardo en la casa de un vecino.

 

 

 

En segundo lugar, Cardozo admitió que el 2 de abril de 2021, en horas de la madrugada, agredió a su expareja X -se preserva su identidad-, “provocándole con su accionar hematoma bipalperal con inyección conjuntival de ojo izquierdo, hematomas múltiples en brazo y hombro izquierdo y en cara posterior de muslo izquierdo sobre tercio superior y en rodilla izquierda, y fisuras en costillas, lesiones caracterizadas como graves”.

 

 

Tras analizar el acuerdo de abreviado -con consentimiento de la víctima- alcanzado entre la fiscal Josefina Caballero y la defensa oficial del imputado, a cargo de Martín Millán, el juez de Garantías Walter Carballo declaró a Cardozo autor material y penalmente responsable por el delito de desobediencia judicial, daño y lesiones graves agravadas y le impuso tres años de prisión condicional.

 

 

Además, le impuso la prohibición de acercamiento y de realizar actos molestos durante el mismo plazo. Entre otros puntos, el magistrado estableció en concepto de reparación del daño proferido a la víctima a la obligación de “ceder definitivamente a X y renunciar a cualquier derecho sobre el terreno y la contrucción (de toldos y chapas), que compartía con la víctima”; y a abonar la suma de $4.500, siendo el monto proporcional a los daños producidos en los muebles y pertenencias de X.

 

 

Por último, lo obligó a asistir a un tratamiento para consumo problemático de alcohol, a una entrevista diagnóstica ante el Área de Salud Mental del Hospital 9 de Julio, al Taller de Reeducación para Varones que Ejercen Violencias, dependiente del Ministerio de Desarrollo Social de la Municipalidad de La Paz; y a realizar al menos un curso o escuela de oficios.

 

Fuente: La Sexta