• Dom. Oct 24th, 2021

La historia de Lucas, quien es maestro jardinero en el departamento Paraná: «Romper con los prejuicios y animarse»

PorEntreRíosYA

Jun 30, 2021

Lucas Giménez es de Santa Fe, actualmente vive en Viale y es uno de los pocos maestros jardineros del departamento Paraná, uno de los dos, para ser exactos. Es realmente una extrañeza ver un maestro jardinero aunque la carrera siempre estuvo abierta para todos, y es que siempre se pensó en una figura femenina como la primera imagen que vean los chicos en el inicio de la escolarización. Lucas, sin quererlo, rompe prejuicios y genera conciencia.

 

 

Así como hay algunas personas que aún se sorprenden al ver una mujer camionera o al frente de una gomería, incluso a frente de determinadas empresas, la misma cara de sorpresa han tenido algunas familias al ser recibidos por Lucas en la puerta del jardín de la escuela N° 207 Evita, de San Benito, donde titularizó su cargo docente.

 

 

En diálogo con UNO Lucas contó que nació en Santa Fe. Estudió en la Escuela Normal de la vecina ciudad y se recibió en 2005. Conoció a su actual compañera de vida y en 2007 se mudó a la localidad de Viale, donde formó su familia. Es padre de Amilcar de 10 años y Malena, de 6. Trabajó primero en jardines maternales privados; luego, en 2008, en la escuela privada Estrada de Viale y, finalmente, ingresó en el sistema público entrerriano en la escuela Evita de San Benito, localidad a la que viaja a diario para el dictado de clases.

 

 

«No lo pensé a la hora de decidir qué carrera seguir. Desde chico tuve buena onda con los más pequeños y cuando tuve que decidir, mis amigos y familiares que me conocían, me alentaron. Yo sentí que era lo mejor que podía elegir: ser maestro jardinero. Además tenía en la familia dos o tres docentes y era un tema recurrente el de la educación. Me anoté sin dudarlo», relató el entrevistado.

 

 

«Cuando empecé a estudiar tenía otro compañero, pero abandonó la carrera al poco tiempo. Fui el único desde ahí en adelante. Los prejuicios se rompen cuando la gente te conoce. En el profesorado la pasé muy bien, tanto docentes como alumnas siempre tuvieron muy buena onda. Con las familias es otra la historia, y es entendible, porque estamos hablando de los hijos y de pronto aparece alguien nuevo, un maestro, un varón cuando está tan arraigada la representación social de la maestra. Yo siempre tuve la postura de: conoceme y después hablamos», dijo y agregó: «Cuando hice las prácticas y la residencia, un día se hizo una fiesta y me senté con la abuela de un alumno, de unos 60 años, y una mamá, habrá tenido unos 30. La señora me preguntó directamente, ¿vos sos raro? Charlamos un montón, le expliqué que me gustaba la docencia. Era que me tenía que conocer», relató.

 

 

Hasta hace un tiempo fue el único maestro jardinero (también estudio el profesorado de Enseñanza Primaria), ahora también se sumó Luis, otro santafesino. «Somos los únicos del departamento Paraná», confirmó.

 

 

Reiteró que para él, la enseñanza a niños tan pequeños es un hermoso desafío. «Es entretenido. Tenes que ponerle muchas pilas y energías, porque son chicos que por primera vez dejan el ámbito de la familia. Si bien los chicos lo viven como una aventura, en ese paso aparecen miedos y ansiedades y como docentes tenemos que guiarlos y brindarles seguridad», explicó.

 

 

La pandemia
«La pandemia del coronavirus y la educación virtual afectaron a todos los chicos, pero más a los de nivel inicial, porque es una etapa en la que empiezan la socialización, la rutina si no van, o van muy pocos días al jardín, eso se pierde. Hoy el docente está atajando penales para todos lados y nos hacemos de plastilina, pero es lo que nos toca y tratamos de hacerlo lo mejor posible, por los chicos», expresó.

 

 

«Lo que siempre quise ser»
Finalmente Giménez habló de quienes no se animan a hacer lo que les gusta. «Siento que desde mi lugar aporto mi granito de arena. Hay que romper los prejuicios y hacer lo que nos gusta. Ser maestro jardinero es lo que siempre quise ser, y soy feliz con ésto», concluyó.

 

Fuente: Diario Uno