La autopsia reveló que Lucio también fue víctima de abuso sexual

    Nov 30, 2021

    El informe final de la autopsia de Lucio Dupuy, el chico de 5 años que fue asesinado a golpes en La Pampa, reveló que el nene fue víctima de abusos sexuales «recientes y de vieja data».

    El estudio forense también detalló que la muerte se produjo entre las 20.30 y las 21.30 del viernes. Fue producto de «politraumatismos» y una «hemorragia interna».

     

    Por otra parte, confirmó datos que habían trascendido en el informe preliminar: el cuerpo tenía mordeduras y quemaduras.

    La autopsia detectó además que Lucio había sufrido un fuerte golpe que le afectaba la cadera, el glúteo y la pierna. «Le dificultaba caminar, tenía una data de 7 a 8 días», contaron fuentes del caso.

    El médico a cargo de la pericia, Juan Carlos Toulouse, reconoció ayer que el caso lo conmovió. «En mis casi 30 años de profesión nunca vi algo así», afirmó. De acuerdo al forense, el niño falleció producto de una feroz golpiza.

     

    Piden informes sobre cinco internaciones

    Este martes la Fiscalía de Investigaciones Administrativas solicitó al Ministerio de Salud provincial un informe sobre los reiterados ingresos de Lucio Dupuy a distintos hospitales de Santa Rosa.

    El pedido, realizado por fiscal Juan Carlos Carola, surge luego de que se corrobore en la historia clínica de la víctima que Lucio había sido atendido cinco veces en tres meses en diferentes centros de salud por presentar lesiones de gravedad, como fracturas y traumatismos.

    La solicitud se fundamenta en la cantidad de oportunidades que Lucio debió recibir asistencia médica, sin que se registrara denuncia alguna por parte de las autoridades sanitarias intervinientes teniendo en cuenta que se trataba de heridas de complejidad.

    En este sentido, se brindó el detalle de los motivos por los cuales el niño ingresó a los hospitales tantas veces entre diciembre de 2020 y enero 2021.

    La primera vez fue el 15 del último mes del año: Lucio fue asistido por traumatismos «del miembro superior» en el Hospital Evita.

    Tres días después, ingresó al Hospital Molas donde le diagnosticaron una fractura al nivel de la muñeca y de la mano.

    Dos diagnósticos que alertaban de una posible situación violenta por la que estaba pasando. Sin embargo, uno de los fiscales del caso, Walter Martos, informó este martes: «Dentro del ámbito del Ministerio Público Fiscal o en la Unidad de Género, Niñez y Adolescencia, no existe una denuncia formal de maltrato contra Lucio».

    Esas no fueron las únicas veces que el chico debió asistir de urgencia a un centro de salud. El 22 de enero, menos de una semana después de la última asistencia a un hospital, fue llevado a la posta del barrio Río Atuel donde los médicos constataron traumatismos del miembro superior.

    El 1° de febrero, apenas una semana después, Dupuy volvió al Hospital Evita por un «código T14-1». Este significa un traumatismo en el cuerpo.

    El último 23 de marzo fue cuando, según su historial, finalizó la seguidilla de visitar médicas. No obstante, el diagnóstico de ese día se trató de una condición que perduró para siempre: le informaron, también en el Hospital Evita, que tenía «mallet finger», es decir, una deformidad en el dedo generada por una fractura ósea de la falange distal.

    En este marco, desde la Fiscalía de Investigaciones Administrativas, buscan establecer los motivos por los cuales las autoridades médicas no hicieron las denuncias correspondientes.

    Según alegan, por esta causa el niño no llegó a ser auxiliado y puesto a resguardo por algún organismo del Estado provincial. Un hecho que pudo haberle salvado la vida.

    El caso

    El hecho que aún consterna al país se conoció el sábado: durante la noche del viernes, Lucio, de tan sólo cinco años, murió producto de una golpiza.

    Por el crimen fueron detenidas su madre, Magdalena Espósito Valenti (24) y a la pareja de ésta Abigail Páez (27), quienes están bajo prisión preventiva.

    La primera es acusada por «homicidio calificado por el vínculo» y podría recibir prisión perpetua; mientras a la segunda se la acusa por «homicidio simple», con una pena de 8 a 25 años.

    En la causa interviene el juez Daniel Ralli, quien dispuso que ambas permanezcan detenidas mientras hasta que sean sometidas a juicio.

    Las mujeres están actualmente alojadas en el Complejo Penitenciario 1 de la ciudad de San Luis luego de que fueron trasladadas desde La Pampa por los violentos incidentes registrados el pasado domingo en la comisaría donde estaban presas.

    El fiscal Martos relató que la causa comenzó el viernes pasado cuando Lucio «prácticamente llegó sin vida» al hospital Evita, donde murió «pese a todas las maniobras que se le hicieron de reanimación».

     

    Fuente: Clarín