• Jue. Ago 5th, 2021

Gualeguaychú: “Hay gente que se vuelve a su casa cuando se entera qué vacuna está por recibir”

PorEntreRíosYA

Jun 23, 2021

Ignacio Bourlot es médico infectólogo del Hospital Centenario de Gualeguaychú e integra el Comité de Emergencia Sanitaria (COES) de esa ciudad. El profesional expresó su preocupación por la situación que se vive ante la ocupación de camas y la gran cantidad de casos de covid 19. Además señaló que muchas personas que asisten a su turno para vacunarse, se vuelven a sus casas cuando son informadas sobre qué vacuna están aplicando.

 

Las principales preocupaciones del COES “pasan por la ocupación de camas y el alto número de casos, 80 diarios es una barbaridad para Gualeguaychú, porque una meseta tan alta no nos va a dejar descansar en ningún momento, más allá de que se registra un pequeño descenso en las internaciones de pacientes moderados, que va entre 7 y 10 por día”, dijo.

 

Bourlot explicó que “lo que sucedía en la provincia es que había pacientes contagiados que estaban a la espera de una cama disponible y esta situación parece que en los últimos días dejó de suceder. Pero en Gualeguaychú, un 85 por ciento de ocupación de camas en terapia intensiva son dos o tres camas libres y con una ocupación de más del 80 por ciento en las Salas de Moderados que suman unas 70 camas en toda la ciudad estamos hablando de 50 a 60 pacientes internados que potencialmente pueden llegar a ocupar, en cualquier momento esas pocas camas de terapia hoy disponibles”.

 

Según el facultativo, un “80 casos diarios es una barbaridad para Gualeguaychú, porque una meseta tan alta no nos va a dejar descansar en ningún momento, más allá de que se registra un pequeño descenso en las internaciones de pacientes moderados, que va entre 7 y 10 por día”.

 

Respecto a quienes han padecido el COVID-19 y quieran vacunarse, Bourlot indicó que “hay una política sanitaria que retrasa la inoculación de esas personas hasta tres meses de que hayan cursado un cuadro de coronavirus. Eso quiere decir que no hay una contraindicación de aplicarle la vacuna a una persona con alta de covid sino que se trata de una política de salud pública que apunta a obtener más disponibilidad de vacunas para personas que tengan menos riesgos de tener la enfermedad en los próximos 90 días ya que aquellos que ya la tuvieron, en general, tienen una protección otorgada por la propia enfermedad que se estima, precisamente, en tres meses. Se trata de una política que procura tener la mayor cantidad de población protegida pero no hay contraindicación alguna”.

 

El profesional agregó que “si algunas personas que recientemente hayan recibido el alta por covid, porque la enfermedad es de denuncia obligatoria, van a un vacunatorio saltará esa referencia al cruzar los datos y entonces se le indicará posponer la vacunación hasta que se cumplan los tres meses de que contrajo la enfermedad”.

 

También Bourlot se refirió a la circunstancia sobre la demora en ser convocada para aplicarse la segunda dosis de la vacuna: “Es entendible la preocupación de mucha gente por la demora en ser convocado a ser vacunado con la segunda dosis de Sputnik, por ejemplo. La protección con una sola dosis de esa vacuna es importante, pero necesitamos consolidar esa primera dosis y sería importante que lleguen partidas importantes de la Sputnik componente 2. Las dos dosis van a ser necesarias especialmente, si llegara a ingresar al país la variante Delta del virus”.

Bourlot precisó que “salimos a la calle y la situación que vemos la verdad no es muy alentadora por el comportamiento de muchas personas. La otra gran preocupación es el poder avanzar con el plan de vacunación. Hay mucha gente que concurre con su turno a vacunarse y cuando se entera que vacuna está por recibir, se da media vuelta y se va a su casa. Eso habla de una falta de compromiso enorme con los demás y también una desinformación importante respecto a la seguridad de todas las vacunas”.

Finalmente, el Dr. Bourlot expresó que “es muy preocupante observar que muchas personas con turno otorgado ni siquiera concurren o cuando están en la fila deciden no inocularse en función de la vacuna que en ese momento se está aplicando dejando sin lugar a otra persona para hacerlo es muy lamentable, daña mucho y no nos permite avanzar en el plan de vacunación. Hay mucha presión de determinados sectores para que se vacune, pero luego cuestionan el tipo de vacuna por ejemplo. Eso causa mucho daño al sistema de salud. No nos sorprenden estas actitudes de falta de empatía de algunos, pero sí nos duelen”.

 

Fuente: Radio Máxima