Fase 4 de la cuarentena: Qué implica y cómo sería la «nueva normalidad»

    May 10, 2020

    «Toda la Argentina salvo la zona metropolitana de Buenos Aires pasa a la fase 4, mientras el AMBA sigue en la fase 3. Esto no es un avance ni un retroceso, es trabajar con seriedad». Con esa frase, el presidente Alberto Fernández dividió al país en dos partes por primera vez desde que el 20 de marzo comenzó este aislamiento preventivo, social y obligatorio.

    La clave de la explicación está en el tiempo de la duplicación de casos: si bien el promedio de todo el territorio es de 25 días, esa cifra baja solo en la Ciudad y el Gran Buenos Aires: 18.8. Ya que la cantidad de infectados se multiplica más rápido, el Ejecutivo decidió diferenciar al AMBA del resto de la Argentina, donde la cuarentena se relajará y pasará a la mencionada fase 4.

    Esto es que, después del aislamiento estricto (fase 1), el aislamiento administrativo (2) y la segmentación geográfica (3), el siguiente paso en la estructura gubernamental es la fase 4: reapertura progresiva.

    Esta reapertura progresiva implica que «están autorizadas las excepciones provinciales», es decir, que cada gobernador podrá decidir qué actividades flexibilizar, ya sin requerir de una autorización presidencial para llevar a cabo los cambios.

    Qué no se puede habilitar
    Sin embargo, no se podrán habilitar actividades que siguen «prohibidas por el gobierno nacional», como en la fase 3.

    Estas son: Dictado de clases presenciales; eventos públicos y privados (sociales, culturales, recreativos,deportivos, religiosos); centros comerciales; cines, teatros,centros culturales, bibliotecas, museos, restaurantes, bares, gimnasios y clubes; transporte público de pasajeros interurbano, interjurisdiccional e internacional; actividades turísticas, aperturas de parques y plazas. Asimismo, las fronteras continúan cerradas.

    La fase 4 de la cuarentena también implicará mayor movilidad de gente: pasará del 50% de la población de la etapa anterior al 75%.

    Consecuentemente, continúa la prohibición de mayores de 60 años, embarazadas y personas en los grupos de riesgo de volver a trabajar. Con un recaudo: seguirá sin habilitarse el transporte público de pasajeros para aquellos que no sean trabajadores esenciales. Por ende, los empleadores deberán proveerlos de traslado desde y hacia sus hogares.

    Además, en esta nueva etapa del aislamiento se incluyeron en el DNU nuevas actividades exceptuadas: automotriz y autopartes; electrónica y electrodomésticos; textil, calzado e indumentaria; productos de tabaco; metalurgia, maquinaria y equipos; gráfica, ediciones e impresiones; madera y mueble; juguetes; laboratorios farmacéuticos; química y petroquímica; fabricación de motocicletas y bicicletas; fabricación de neumáticos.

    Fase 5
    Para avanzar a la fase 5, llamada «nueva normalidad», el tiempo de duplicación de casos todavía no se informó. Lo que está claro es que incluirá nuevos hábitos de higiene y cuidado sostenido. Planteará la salida, en definitiva, a un nuevo mundo, como dijo Alberto Fernández: »

    La Fase 5 implicaría:

    -No hay ningún tipo de prohibiciones.

    Se debe respetar hábitos de higiene y cuidado sostenido.

    Hasta el 75% de la población está autorizado a tener movilidad.