• Mié. Jul 28th, 2021

Estafas a corralones y comercios en Paraná: Son dos los detenidos y hubo allanamientos

PorEntreRíosYA

Jul 14, 2021

Dos hombres fueron detenidos este miércoles, acusados de cometer estafas a través de la compra y venta de materiales de construcción.

 

 

 

Según se informó, compraban materiales a diversos corralones de Paraná y San Benito y les enviaban comprobantes de transferencia apócrifos. Una vez que recibían el cargamento, lo movían de lugar y desaparecían por un tiempo. Luego, a ese material lo vendían por internet, y muchas personas realizaron compras, pero nunca entregaban el pedido y se quedaban con el dinero.

 

En ese marco, la Policía inició un operativo para atraparlos. Una funcionaria policial se hizo pasar por empleada de un local comercial y le entregó a uno de los estafadores los productos. Fue en ese momento que el sujeto, de 35 años, fue detenido junto a su compañero.

 

Allanamientos

Horas más tarde se realizaron allanamientos en un departamento de calle Andrés Pazos, el cual uno de los estafadores había alquilado temporalmente. El inquilino tenía 21 denuncias previas en su contra por estafas a corralones.

En el lugar secuestraron celulares, chips de teléfono de diferentes empresas, tarjetas de billetera virtual UALA, de Banco del Sol y de Débito del Banco Santander Rio a nombre de una de las víctimas de las estafas. También se encontraron papeles con detalles de precios, ventas y medidas de herramientas y materiales de construcción, como así también en detalle la descripción de cómo operar para realizar las estafas. Secuestraron dos camperas, un par de botas de cuero y un cinto.

 

 

Detenidos

Ambos detenidos fueron trasladados a la Alcaidía de Tribunales y fueron puestos a disposición de la Justicia.

El otro detenido tenía denuncias por estafas con venta de planes de motos, que no existían.

Asimismo, se supo que su accionar delictivo también se basó en engañar a los comerciantes realizando compras de material de construcción, herramientas y prendas de vestir. Hacía los llamados telefónicos, se hacía pasar por otra persona y les explicaba que lo comprado debía ser llevado a un domicilio o entregárselo en la vía pública. Cuando llegaba el momento del pago, enviaba un comprobante apócrifo de una acreditación inexistente. Los comerciantes le enviaban los elementos y caían en la estafa.

 

Fuente: Elonce